XXXII DOMINGO TIEMPO ORDINARIO C

2 MACABEOS:

  • Nos podíamos preguntar: ¿qué vale la vida comparada con Dios? Al mirar el ejemplo de los siete hermanos y la madre que no les importa dar la vida con tal de seguir la voluntad De Dios, debemos preguntarnos ¿cómo estamos viviendo nosotros nuestra búsqueda y cumplimiento de la voluntad De Dios en nuestra vida?
  • Respuestas de los muchachos:

«Estamos dispuestos a morir antes que quebrantar la ley de nuestros padres»

«El rey eterno nos resucitará para una vida eterna»

«Del cielo las recibí y por sus leyes las despreció; espero recobrarlas del mismo Dios».

«Vale la pena morir a manos de los hombres, cuando se tiene esperanza de que Dios mismo nos resucitará»

  • MANTENERSE FIELES AL CONJUNTO DE LA FE EN DIOS. Es una espera en la resurrección y en la otra vida la que sostiene la esperanza, y la que mueve a los jóvenes a seguir al Señor y nos debe llevar a nosotros a estimar todo basura con tal de tener al Señor como diría SAN Pablo.

SALMO:

«Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor»

  • El salmista pone su confianza en el Señor y le presenta todas sus necesidades, porque sabe que en Dios no hay doblez de corazón.
  • Confianza en el Señor plena, para que guarde nuestra vida en él, y que va moldeando nuestra vida.

2 TESALONICENSES:

  • Petición al Señor, que por el amor que nos tiene, nos de fuerzas para vivir en el bien, en el Amor, con nuestras palabras y sobre todo con nuestras obras.
  • También tener consuelo en las dificultades, la comunidad ya se está esforzando en conservar y aumentar su fe. Y a la vez se piden fuerzas para todo lo que pueda o esté por venir.

LUCAS:

+ Los saduceos hoy hacen una pregunta trampa a Jesús usando la ley del levirato sobre las mujeres que quedan viudas sin hijos. En el fondo es una pregunta sobre la fe en la resurrección de los muertos.

+ Jesús responde con una afirmación de la fe en la resurrección y en la vida futura. Dios es un Dios de vivos, para Él todos están vivos.

XXXII DOMINGO TIEMPO ORDINARIO C