XXXI DOMINGO TIEMPO ORDINARIO – C

* Hoy la palabra de Dios habla del perdón de Dios. Todos somos pecadores y necesitamos de la misericordia de Dios, y confiar en Él.

SABIDURÍA:

– Muestra de cómo es el corazón de Dios que por pequeña e insignificante que sea su criatura, el la ha creado por Amor, y siempre la va a tratar con Amor, incluso teniendo misericordia, al pasar por alto sus pecados.

– Dios siempre perdona, y es indulgente en todos los momentos, pero también corrige poco a poco a los que cae, porque el Señor quiere educar a sus hijos en el bien.

– En esta lectura vemos la grandeza de Dios, y a la vez su misericordia, como se conmueve ante las necesidades de sus criaturas.

SALMO:

“Bendeciré tu nombre por siempre, Dios mío, mi rey.”

En el salmo descubrimos muchos atributos de la bondad y de la misericordia de Dios, pues Dios es clemente y misericordioso, es bueno con todos, es cariñoso, es fiel…. Pero sobre todo SOSTIENE A LOS QUE VAN A CAER, ENDEREZA A LOS QUE YA SE DOBLAN. Qué bueno y grande es Dios que se preocupa tanto de sus criaturas, incluso cuando se rebelan y le rechazan.

2 TESALONICENSES:

– San Pablo muestra la importancia de la oración de intercesión, de unos para con los otros, para que todos podamos vivir en la vocación a la que Dios nos llama, y podamos perseverar en el Amor de Dios, y en practicar el bien a cada instante de nuestra vida.

– También habla de la última venida de Cristo, y nuestro encuentro con Él. Pero esta venida no suceda ya, sino que hay que estar dispuestos siempre para su venida, y por eso san Pablo nos invita a vivir siempre como si el día del Señor estuviera encima.

LUCAS:

+ Zaqueo quiere ver a Jesús, y para ello hace lo que sea necesario.

+ Jesús ve a Zaqueo y le dice que es necesario ir a su casa.

+ Zaqueo se pone muy contento. Y cambia el corazón y decide reparar todos sus pecados y para ello da por encima de lo robado.

+ Aparecen una contraposición de pensamientos:

Los que murmuraban: “Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador”.

Jesús: “Hoy ha sido la salvación de esta casa…, porque el Hijo del hombre

ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido”.

DIOS ES MISERICORDIOSO Y PERDONA FÁCILMENTE: Dios siempre está dispuesto a perdonar. Podríamos dedicar hoy un dato de reflexión con el Salmo y darle gracias a Dios por su infinito a Amor y como es de delicado y tierno con cada uno de nosotros.

“He venido a buscar y a salvar a lo que estaba perdido”

– Aunque Zaqueo es un hombre excomulgado por los fariseos, y al que nadie quiere ni tiene en cuenta, Jesús va a comer con él y le da un voto de confianza. Jesús tiene un corazón enorme, y la misericordia le puede, es fácil al perdón; pues se le conmueve el corazón cuando ve a algún hombre necesitado de un Amor verdadero.

Esto también nos interpela a nosotros: deberíamos ser capaces de dar un voto de confianza a las personas, por pecadoras que nos parezcan.

ENCUENTRO DE DOS CORAZONES:

  • Es muy importante reconocer que Jesús tiene un corazón que está deseoso de encontrarse con los pecadores, y de entregarles todo su Amor misericordioso.
  • Pero también hay que mirar como Zaqueo tiene un deseo de VER A JESÚS, de encontrarse con su Corazón, de darle su pobre corazón, y recibir amor de este gran Corazón, que no se cansa de Amar

* Nosotros también tenemos que desear estar con Jesús, y contagiar este

deseo de vivir en su amor.

TRES CORAZONES EN EL EVANGELIO DE HOY:

+ La reacción del corazón de Zaqueo:

  1. El deseo del corazón de Zaqueo:

– Tiene una de las profesiones más indeseables de su época, y esto ha hecho seguro que su corazón se haya secado, y no tenga muchos que se acerquen ni siquiera a darle los buenos días.

– Pero tiene un deseo bueno: QUIERE VER A JESÚS. Quizás este deseo nazca de la mera curiosidad humana, pues habría oído hablar de Jesús, de sus maravillas, de sus milagros, de sus enseñanzas; y ya que venía Jesús, no podía dejar de verle.

– Este deseo le lleva a ver a Jesús como sea, por eso se sube a un árbol para poder verlo. Se sube a este árbol porque es bajo de estatura, sus cualidades humanas no llegan, y para ver a Jesús sin ser visto.

– Pero este deseo y situación es eficaz, y ya la gracia de Dios está trabajando en su su corazón.

  1. Jesús habla a Zaqueo:

– De repente para Zaqueo sucede algo que no era para él imaginable ya que él se conformaba con ver a Jesús. De repente Jesús ve a Zaqueo, y le habla; más todavía se autoinvita a comer a su casa.

– El deseo de ver a Jesús se ha visto desbordado, y eso le lleva a examinar su corazón. Empieza a sentir una verdadera contrición interior, un verdadero amor del Señor que así lo atrae. De este modo Dios atrae antes con el deseo, que con la palabra. Pero ahora la invitación, la elección concreta de Jesús renueva el corazón.

  1. Zaqueo recibe a Jesús en su casa:

– En medio del banquete, Zaqueo se pone de pie ante todos y no dice una confesión de sus pecados, pues todos eran públicos, y el Señor los conocía, por eso había elegido ir a su casa. Zaqueo va a dar todo lo ganado a los pobres, y que si ha defraudado a alguien, que le devolverá cuatro veces más.

– Este devolver cuatro veces más, es que Zaqueo se pone la pena de ladrón, pues es la pena que ponía el pueblo de Israel al que robaba. Zaqueo humildemente se reconoce pecador y ladrón públicamente, sabe que no merece estar delante de Jesús, y el Amor con le ama Jesús le lleva a cambiar el corazón. Esto se debe a que Jesús no juzga sino que perdona.

  1. “Hoy ha sido la salvación de esta casa”:

– La salvación es siempre Jesús, Jesús deseado, Jesús que se autoinvita, Jesús que elige, JEsús recibido, Jesús a quien confesamos nuestras debilidades y nuestra nada. Esta es nuestra salvación y la de todos, la Salvación viene siempre y sólo de Jesús.

+ La reacción del corazón de los demás:

– Los demás que conocen a Zaqueo y que no quieren ver a Jesús, empiezan a murmurar: “ha entrado a a hospedarse en casa de un pecador”. Es la dureza del corazón humano, que en lugar de alegrarse por el buen que está recibiendo este hombre tan herido, se enfadan porque es un “pecador”.

– ¿Cómo va a casa de un pecador? Un pecador que ya no era un pecador, pero que tenía una fama bastante mala. De este modo nos comportamos nosotros.

– Nosotros nos comportamos de este modo muchas veces: con la crítica, cuando murmuramos sin conocer nada de los corazones de los demás, cuando pensamos mal de los demás…..

Es como en el evangelio, de Zaqueo no vemos más que cosas buenas hoy, y es un pecador, y de Jesús que se acerca a dar salvación a este hombres, se admiran y quejan de que vaya con pecadores.

– El gran problema es que ellos se creen los nuestros, los santos, los que no saben acusarse a sí mismo y saben sólo acusar a los demás. Es el corazón engreído que se cree autosuficiente y que incluso sabe más que Dios.

+ El Corazón de Jesús:

+ El Corazón de Jesús es todo bondad, es todo benignidad, que es todo hacerse a los demás ,que es todo buscar a los pecadores para salvarlos ,que no se mira a Sí mismo, no mira más que el bien de los demás.

+ Jesús no se deja tampoco llevar por lo que pienses y opinen de Él, sino que lo único que le interesa es salvar, es buscar a los hijos que están enfermos y necesitan salvación, busca que los corazones se conviertan. VIENE A BUSCAR Y SALVAR LO QUE ESTABA PERDIDO.

+ Lo único que vale es la benignidad, la caridad, la bondad de corazón que sea baja siempre, que cede siempre, que busca siempre hacer bien a los demás, como “el Hijo del hombre que ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido”.

María, tú que en tu Corazón siempre has buscado a Jesús, que siempre has vido para amarle, ayúdanos a entregar nuestro corazón a tu Hijo, y desde el no dejar de tener este corazón misericordioso con los hermanos. En este año de la misericordia, Madre, que seamos misericordiosos como el Padre lo es siempre. Amén.

Un pobre sacerdote +++

XXXI DOMINGO TIEMPO ORDINARIO C