XVI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

SABIDURÍA:

– Aparecen hoy algunos adjetivos De Dios que son dignos de ser observados, sobre todo para dejarnos tratar por nuestro Dios tal y como es:

+ Dios CUIDA de nosotros: es la delicadeza que Dios tiene en todo momento cuidando de nosotros su pobre y pequeño rebaño.

+ La fuerza y el señorío De Dios se muestra en su misericordia, pues dice el texto que es INDULGENTE, y no sólo con algunos sino con todos, de estos todos depende si queremos o no acoger esta misericordia que nos regala.

+ Dueño del poder, juzga con MODERACIÓN, que palabra más importante para saber vivir las cosas dando su lugar a cada cosa en su medida adecuada.

– De este modo ante este Dios siempre hay lugar para el arrepentimiento, siempre hay lugar para la esperanza, siempre hay nuevas oportunidades, pues Dios nos ama entrañablemente y misericordiosamente.

SALMO:

"Tú, Señor, eres bueno y clemente."

El salmo como en los último domingos, y en continuación con la primera lectura canta la bondad De Dios, que es clemente, misericordioso, que escucha, que atiende nuestra voz. A la vez clamamos y alabamos a este Dios tan bueno, y le seguimos pidiendo perdón, pues somos un pequeño gran desastre, le pedimos que nos mire y que tenga compasión de estos pobres, por su gran Amor.

ROMANOS:

– "El Espíritu acude en ayuda de nuestra debilidad", este es nuestro refugio y nuestra fortaleza, es en el Espíritu Santo, en el que vivimos, nos movemos y existimos, y es el que nos hace caminar en los verdaderos caminos del Padre. Nosotros como dice San Pablo no sabemos lo que nos conviene, y por eso es mejor vivir en las manos del Padre para que nos lleve a vivir en lo que nos conviene, nos santifica y nos lleva a la felicidad.

– Dejemos que el Espíritu sea quien ore por y en nosotros, para que ya no seamos los dueños de nuestro oración, sino que sea el mismo Dios el dueño de nuestra oración y de nuestra vida entera.

MATEO:

– El trigo y la cizaña y la explicación de la parábola: nos habla del misterio del mal que misteriosamente sigue obrando después de Cristo. Y como el amo prefiere esperar a la cosecha para hacer la separación, no vayan a arrancar también el trigo. Pues las raíces de la cizaña se entrelazan fuertemente con las del trigo. Pero también vemos como el Señor afronta esta mal haciéndose cercano y entrando en este mundo para vencer al mal del mundo y salvarnos.

– El grano de mostaza: una semilla minúscula que da origen a un arbusto bastante grande. Es como el Señor saca de lo pequeño, de lo que aparentemente no vale, algo que es incluso no sólo grande para si mismo, sino que es capaz de acoger a los demás.

– La levadura en la masa: que a pesar de su pequeños volumen, tiene capacidad de hacer fermentar toda la masa. Muestra pa potencia del reino De Dios que desde esta pequeñez, puede hacer que toda una masa cambie y fermente.

XVI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO