XV DOMIGNO TIEMPO ORDINARIO

Resultado de imagen de marcos 6, 7-13

AMÓS:
– Hoy el profeta tiene una palabra valiente, denunciando las injusticias sociales de su tiempo, y la falsedad del culto que realizan en el tiemplo nacional de Samaria. Al sacerdote responsable de este templo, así como al rey de la época, le resulta incómodo esta profeta, y le quiere intimidar para que se marche a su tierra. Amón con humildad pero con firmeza se defiende: no está profetizando por gusto propio, y menos por interés material, como si fuera un profesional: "no soy profeta.. sino pastor y cultivador de higos", ha sido Dios que le ha enviado: "me dijo: ve y profetiza a mi pueblo de Israel.
– Lo que más impresiona es que el profeta dice que es el Señor el que le arrancó de su rebaño, y que no es algo que él se haya buscado, sino que es el Señor el que seduce, y el que lleva al hombre a seguirle por amor a su pueblo.

SALMO:
"Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación".
El salmista escucha al Señor, y se deja guiar por su salvación, por su misericordia, por su fidelidad, para vivir siempre en las manos del Señor y según los caminos del Señor.

EFESIOS:
– Leemos el comienzo de la carta a los Efesios, es un himno precioso y de gran alegría de la vida cristiana. Nosotros elevamos nuestra bendición a Dios Padre, porque él nos ha llenado antes de la suya. Ambas bendiciones tienen como centro a Cristo Jesús, y ambas vienen marcadas con el Espíritu Santo prometido, el cual es prenda de nuestra herencia.
– San Pablo enumera la bendiciones de Dios:
+ Nos ha destinado en la persona de Cristo a ser sus hijos.
+ Por la sangre de Cristo hemos recibido la redención el perdón de los pecados.
+ El tesoro de su gracia, sabiduría y prudencia es un derroche para con nosotros.
+ El plan de Dios es recapitular en Cristo todas las cosas del cielo y de la tierra.

MARCOS:
– Jesús llama a los doce y les envía de dos en dos, como era costumbre entre los judíos. Les da autoridad sobre los espíritus inmundos y, en efecto, los apóstoles salieron a predicar, y además echaban muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.
– Jesús les da consignas sobre el estilo con que deben actuar, sobre todo con una pobreza que con razón se llama evangélica, un bastón, unas sandalias y poco más.
– El poder de Jesús, su obra, se va a manifestar en la medida en que le dejemos actuar a él y no lo confundamos con nada nuestro. Seamos más de Cristo, él se manifestará mejor en nuestra vida y no tendremos que disimular nuestra pertenencia con pretendidos argumentos de buena posición. JEsús los hace representantes suyos y les permite actuar en su nombre. Pero la mejor predicación es mostrar que nuestra vida se sostiene en el amor de Dios y a él se orienta, y la prueba de ello es el amor a quienes nos rodean. Lo que no tenemos que dejar de hacer es hablar de JEsús y en su nombre, permaneciendo fieles a él y a su amor.

ENVIADOS A PREDICAR:
Dios se hace ayudar, se sirve siempre de hombres para que colaboren con él para el anunció de la Buena Noticia de su Amor. Así aparece en las lecturas, la elección que arranca a Amós de ser pastor y agricultor, el ser elegidos desde la eternidad para ser santos, por Dios de San Pablo, y por supuesto la elección de los doce apóstoles. Los había elegido para que estuvieran con Él y luego les pudiera enviar a la misión. Después de haber convivido con Jesús, de haberle escuchado, de haber aprendido de Él ahora tienen que hablar de Él hablar de la salvación que ofrece Dios, a curar enfermos y a sanar a los poseídos por el maligno, es la misma obra que estaba haciendo JEsús.
Todos los cristianos somos misioneros y testigos del evangelio en el mundo que nos toca vivir, como los doce que estaban con JEsús y luego dieron testimonio de él así nosotros, que vivimos la fe, somos invitados a dar testimonio de Él en la vida, somos elegidos y enviados para llevar el Amor de Dios al mundo.

PROMESA DE PERSECUCIÓN:
· A Amós lo persiguieron, como si fuera un conspirador, le intentan intimidar para que se vuelva a su patria y deje en paz a los sacerdotes y a las autoridades.
· Jesús avisó de la persecución y nunca faltan motivos para librarse de una voz que nos resulta incómoda. Cuando un profeta estorba, que es casi siempre si es auténtico, se le pretende hacer callar o eliminar.
· No seguimos a Cristo porque nos haya prometido éxitos y aplausos fáciles, sino porque estamos convencidos de que también para el mundo de hoy la vida que nos ofrece él es la verdadera salvación y la puerta de la felicidad auténtica. Sobre todo hemos de obedecer a Dios antes que a las corrientes de moda o incluso que a las leyes civiles, cuando vemos que son claramente contrarias a la voluntad de Dios y la dignidad humana. Lo que está claro es que nos toca a nosotros es sembrar, anunciar.

POBREZA EVANGÉLICA:
· Es un estilo de vida realmente austero y pobre, y no marcado por el poseer y por el materialismo que hoy en día nos ataca a diestro y siniestro.
· Amós se defendió de las insinuaciones de Amasías asegurando que él no pretendía, con su palabra profética, ganarse de vida, sino que era un ministerio que le había encargado Dios y que realizaba sin interés propio.
· Jesús invita a los apóstoles a que actúen desinteresadamente, pues invita a que vivan con lo indispensable, con lo imprescindible. JEsús lo que muestra es que hay que vivir con espíritu de pobres y sencillez que debe caracterizar a sus seguidores, desprendidos, sin apegos, con el espíritu de las bienaventuranzas.
· Nosotros también debemos vivir ligeros de equipaje, sin gran preocupación por llevar repuestos, no apoyándonos en medios humanos, sino en la fe en Dios. Vivimos de la fuerza de la gracia de Dios, y no de nuestras pobres grandezas. Esto nos ayudará a vivir en la austeridad y el desinterés y así siempre será buen momento para hacer el bien.

– Hoy contigo Madre ofrecemos nuestra vida a Dios por tu Hijo Jesucristo con la doxología eucarística: Por Cristo, con Él y en Él a ti Dios padre omnipotente, todo honor y toda gloria, por los siglos de los siglos. Amén.

Un pobre sacerdote +++

XV DOMINGO TIEMPO ORDINARIO