VIERNES XXXII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

SABIDURÍA:
– El libro de la Sabiduría llama la atención a aquellos que deberían haber reconocido a Dios por medio de la Creación, y en cambio se han quedado en lo creado, sin dar el salto al Creador. Se han dejado encandilar por la hermosura y la grandeza de las cosas, e incluso han hecho sus dioses al fuego, a las estrellas, al agua, etc…
– También nosotros debemos aprender a no quedarnos en la belleza de lo creado, sino a pensar en que es más hermoso, y más poderoso quien los hizo. Toda la creación es buena, pero no podemos quedarnos en ella hay que ir al Creador. Lo decimos en el Credo, Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la Tierra. Debemos por lo tanto reconocer la belleza de todo lo creado, y admiramos por lo que Dios ha hecho, puesto todo lo ha hecho con sabiduría y amor.

SALMO:
"El cielo proclama la gloria De Dios"
El salmo es una continuación perfecta de la primera lectura, donde nos invita a reconocer la obra De Dios en lo creado, y como toda la creación es un canto de alabanza, belleza y poder hacia su Creador.

LUCAS:
– El problema que muestra el texto escatológico del día de hoy, es que los hombres viven como si Dios no existiese, muy afanados en sus propios asuntos y olvidados de los De Dios, y que Dios es el Señor de la historia. De este modo el hombre vive lejos De Dios, pues su corazón no está en Dios, sino en las cosas de este mundo, en las apetencias de la carne, y los engaños del demonio. Debemos hacer lo que debemos hacer, con el corazón puesto en Dios, confianza y dependiendo De Dios, uno de los grandes problemas de hoy es que nos creemos autosuficientes, y esto hace que nos alejemos De Dios y de los hermanos.
– Las lecturas por lo tanto son un aviso para que siempre estemos preparados, vigilantes, mirando con seriedad hacia el futuro, que es cosa de sabios. Pues debemos vivir entregando la vida, y viviendo para Dios, porque el que pretenda guardarse su vida, la perderá, y el que la pierda, la recobrará.

María, Madre llévanos a vivir en una vida con el corazón puesto, en el Corazón de tu Hijo Jesucristo. Amén.

Un pobre sacerdote +++

VIERNES XXXII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO