VIERNES XVIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

NAHÚN:

– La historia va dando vueltas. Imperios que parecían firmes se desploman. Hace miles de años y ahora. Dios sigue derribando de sus tronos a los poderosos, Dios sigue actuando en medio de su pueblo. Haciendo su obra.

– La historia misma, con sus fuerzas interiores, va acelerando subidas y caídas, y se encarga de que el mal no quede impune y que los orgullosos reciban lecciones de humildad.

– Nahún se alegra de la caída de su capital en medio de los medios y babilonios, que la arrasaron. NAHÚN describe con trazos muy realistas la destrucción de la perversa ciudad. Esta ruina supone La Paz para Israel.

SALMO:

«Yo doy la muerte y la vida».

El Salmo sigue con la ideas de la primera lectura y muestra como el Señor es victorioso por encima de las incursiones del enemigo. “El día de su perdición se acerca, porque el Señor defenderá a su pueblo y tendrá compasión de sus siervos… mirad: yo doy la muerte y la vida…”

MATEO:

– Negarse a sí mismo, cargar con la cruz, seguirle, perder la vida. Y así se llegará al premio definitivo. Que fácil es hacer este resumen del Evangelio de hoy, pero que claro a veces vemos lo que Dios nos dice y que difícil vivirlo. Todos sabemos que este es el camino para el cielo, el dejarnos a nosotros mismos a un lado y servir el camino De la Cruz, el camino del Señor, pero que cambio muchas veces nos buscamos más a nosotros mismos, y dejamos el camino De la Cruz a un lado, porque la comodidad y la facilidad en nuestra vida nos puede.

– Jesús es el que mejor ejemplo nos ha dado del camino de renuncia y de cruz. Como siempre, lo que enseña, lo cumple él el primero. Y además no nos ha prometido éxitos y dulzuras en su seguimiento. Eso sí: no nos va a defraudar, porque pagará a cada uno según su conducta, y noSe dejará ganar en generosidad.

María, Madre que se lo demos todo a Jesús. Amén.

VIERNES XVIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO