VIERNES VIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

1PEDRO:
San Pedro nos va da luz sobre distintas cosas esencial en la vida del cristiano:
– Sed sensatos y sobrios para la oración: que gran consejo el cuidar la oración pero no con una cabeza loca, sino asentados y con una oración adecuada para cada momento.
– Amor intenso entre vosotros, amor tapa multitud de pecados. Que importante es un amor de este tipo un amor sincero, que mira más la persona que lo que hace la persona, que siempre da una oportunidad nueva y apuesta por el prójimo.
– Sed hospitalarios, sin protestar, la acogida debe ser algo propio del corazón del cristianos, y sobre todo sin quejas, sin divisiones.
– Poner al servicio de los demás el carisma que Dios le ha dado, para construir iglesia esto es fundamental, Dios va dando unos talentos y carismas, que no se pueden guardar para uno mismo, sino que tienen que estar al servicio de todos, son para construir la iglesia.
– Lo que es claro es que un cristiano debe mirar hacia delante y vivir vigilante, con el espíritu dispuesto a la oración, a llevar un estilo de vía sobrio y moderado, mantener firme el amor mutuo, practicar la hospitalidad, poner a disposición de la comunidad las propias utilidades, todo para gloria De Dios.

SALMO:
“Llega el Señor a regir la tierra”.
En el salmo pedimos al Señor nuestro rey, que nos gobierne, que vaya siempre delante de nosotros, y nos abra los camino por lo que tenemos que ir para vivir siempre en su presencia.

MARCOS:
– Vemos como Jesús hoy se encuentra con una higuera que no tenía frutos, pues no era tiempo de higos, pero Jesús con todo, se queja de esa esterilidad y Jesús pronuncia una palabras duras contra la higuera, y la higuera se seca. Si Jesús hizo este gesto es porque apuntaba a otra clase de esterilidad, es el pueblo de Israel, es el árbol que no da los frutos que Dios pedía, Israel ha fracasado.
– En medio del episodio de la higuera, Jesús lleva al Templo, y ante los mercaderes que vendían animales y los que cambiaban moneda. Y Jesús de nuevo hace un gesto simbólico, lo que denuncia es la hipocresía del culto, hecho de cosas exteriores pero sin obras coherentes de vida. El culto tiene que ir acompañado de la fidelidad a la Alianza.
– Hoy debemos mirar nuestra vida en estos gestos simbólicos de Jesús, lo primero si damos o no los frutos que Dios espera de nosotros. Y lo segundo como damos culto a Dios, si es de modo externo o con sinceridad de corazón, y si el Templo es para nosotros de verdad casa de oración.

María, Madre llévanos a vivir siempre con una oración llena de fe, una caridad verdadera y un sincero perdón de las ofensas. Amén.

Un pobre sacerdote +++

VIERNES VIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO