VIERNES V SEMANA DE CUARESMA

JEREMÍAS:
– A Jeremías le toca anunciar desgracias y catástrofes si no se convierten, es un mensaje mal recibido por todos, por el pueblo, por sus familiares, por las autoridades. Tramaron incluso la muerte del profeta, y él era muy consciente que la elección por ser fiel a Dios le podía conllevar ser asesinado por su Nombre. Pero hoy muestra una oración confiada a Dios: “el Señor está conmigo, mis enemigos no podrán conmigo, el Señor libró la vida del pobre de manos de los impíos”.
– Que gran ejemplo de confianza en Dios, y este es el ejemplo que debemos seguir, considerar más importante a Dios y su voluntad que a nosotros mismos. Se que es algo difícil pero hay que apostarlo todo por el Señor, pues Él ya lo ha apostado todo por nosotros, hay que corresponder al Amor del Señor, hay que Amar totalmente a Aquel que totalmente, se entregó por nuestro Amor.
– En Jeremías también vemos a tantas personas a quienes les toca sufrir en esta vida, pero que ponen su confianza en Dios y siguen adelante su camino.

SALMO:
“En el peligro invoqué al Señor, y él me escuchó”.
Es un salmo en el que pone su confianza en el Señor, Él es su fortaleza, su escuche firme en la dificultad. Nosotros también debemos vivir siempre en las manos del Señor para que nos sostiene y jamás nos separemos de Él.

JUAN:
– Hoy también Jesús sufre la violencia del pueblo, hoy le quieren apedrear. Y todo es porque su mensaje y su persona escandaliza a los judíos, lo que decía Jesús no era concebible para los judíos, y estos no son capaces de acoger la revelación De Dios, y reaccionan con rechazo y violencia. También esto nos sucede a nosotros, cuando hay algo que Dios nos pide o nos enseña que no cuadra, nos enfadamos y rechazamos lo que el Señor nos pide.
– Debemos acoge al Señor Jesús en su totalidad, con todo su estilo de vida, incluida la cruz que preside tanta y tantas veces nuestras vidas. Ojalá no perdamos la confianza en Dios y digamos un sí grande al Señor con toda sinceridad en la dificultad.

María, llévanos a tener un corazón confiado en Dios. Amén.

Un pobre sacerdote +++

VIERNES V SEMANA DE CUARESMA