VIERNES IV TIEMPO ORDINARIO

ECLESIASTÉS:

– el texto es una alabanza a David por su confianza en el Señor. Después de su arrepentimiento y conversion David se vuelve un hombre prudente que alaba a su Dios y vivir para su gloria

– Nosotros también debemos imitar a David buscando vivir en las manos del Señor en todo, dejando todo en sus manos y sabiendo que somos unos pobres pecadores

SALMO:

«Bendito sea mi Dios y salvador»

El salmo es la unión del reconocimiento de la grandeza De Dios, que se manifiesta sobre todo en su amor preferencial por el hombre

MARCOS:

– Al mirar a san Juan Bautista en el día de hoy, viendo su martirio, vemos ante todo su reciedumbre de carácter y su coherencia de vida con lo que predicaba, y le andaba en verdad. Denunció con intrepidez el mal, cosa que, cuando afecta a personas poderosas, suele tener fatales consecuencias. Esto es lo que tiene que ser un verdadero profeta que al andar en Verdad, y en libertad para anunciarla, le asegura la persecución, y frecuentemente la muerte.

– Debemos aprender hoy a ser un testimonio coherente y profético, a anunciar la Buena noticia de la salvación con nuestras palabras y con nuestra vda, cueste lo que cueste, todo por Amor al Señor, y dando continuamente la vida por Él.

María, se tú la que nos lleve y nos sostenga para dar un verdadero testimonio cristiano en toda nuestra vida. amén.

Un pobre sacerdote +++

VIERNES IV TIEMPO ORDINARIO