VIERNES III SEMANA DE CUARESMA

ÓSEAS:

– Es una llamada profunda a la conversión, ya no podemos llamar dios a la obra de nuestras manos, sólo hay un Dios que es el que nos va a transformar el corazón. Es una oración humilde del pueblo, prometiendo su vuelta a Dios, debemos vivir con mucha intensidad estos deseos de conversión en cada uno de nosotros. El gran pecado del que hay que convertirse es colocar otros dioses por encima De Dios, ahora hay que vivir un profundo arrepentimiento y dejar la idolatría. Sólo rendir culto y toda la vida al Señor, y sólo a Él.

– Después aparece la respuesta amable De Dios que acoge de nuevo a su pueblo, como se acoge al hijo que vuelve a casa, Dios será salvación y curará los extravíos de los hombres. Por eso nos invita a realizar cada uno de nosotros este camino de conversión y hacer caso a la invitación De Dios.

SALMO:

“Yo soy el Señor, Dios tuyo: escucha mi voz.”

El Salmo nos invita a seguir escuchando al Señor, y a dejar nuestra vida que no es De Dios, y sobre todo a dejar la idolatría, y confiar en que el Señor dispone de todo, y del mejor modo en nuestra vida.

MARCOS:

– Dios nos pide que amemos totalmente a Aquel que totalmente se entrego por nuestro Amor. Y esto es amar en todo momento, a toda persona y en todo lugar. Dios no quiere compartir nuestro corazón, para que podamos vivirlo en plenitud. Por eso se trata de dejar que el Señor ocupe El Centro de nuestro corazón y le de tono a toda nuestra vida.

– Hay que amar al señor con todo el corazón, por encima de todo, de la familia, del dinero, del éxito, del placer, de la comodidad, de nuestra propia persona. Y esto es porque no debemos poner nuestra confianza en medios humanos sino sólo en Dios, por eso deberíamos preguntarnos cuáles son los ídolos en los que estamos poniendo demasiado interés, olvidándose De Dios.

– Tal vez hubiéramos preferido que Jesús contestase a aquel hombre diciéndonos que debemos rezar más, o bien ofrecer tales o cuales sacrificios. Pero le dijo, y nos dice a nosotros, que LO QUE DEBEMOS HACER ES AMAR, y AMAR GRATUITAMENTE, entregarnos y ser pan partido para los demás como Jesús, debemos vivir una entrega y un amor total.

María, llévanos a Amar totalmente a nuestro Dios, y desde Él a los hermanos. Amén.

Un pobre sacerdote +++

VIERNES III SEMANA DE CUARESMA