VIERNES II SEMANA DE CUARESMA

GÉNESIS:
– Hoy leemos con José, es traicionado por sus propios hermanos, y como les va llevando el pecado a caer cada vez en una ruina mayor, pues tienen que ir ocultando este pecado con más pecado. Aquí vemos las infidelidades de Israel que son las nuestra, y sobre todo como Dios saca bien del mal, pase lo que pase, Dios es misericordioso, y saca amor en todo.
– El proceso de pecado que vemos en la lectura, se debe al rencor y a la envidia de sus propios hermanos, cuidado que el pecado empieza con poco, pero se va haciendo dueño de nuestro corazón y lo lleva a un pecado mayor, y desde ahí a la perdición.

SALMO:
“Recordad las maravillas que hizo el Señor.”
El salmo prolonga la primera lectura, la historia, y nos dice cómo aquello, que parecía una maldad sin sentido, tuvo consecuencias positivas para la salvación de Israel, pues José llega a ser administrador de la casa del faraón.

MATEO:
– Meditamos hoy con la parábola de los viñadores que llegan a apalear a los enviados y a matar al hijo. Lo matan para quedarse con su herencia. Pero esta muerte inútil y sin sentido, resulta que está en los planes De Dios, y que conducirá a la salvación al pueblo.
– Que la muerte ha sido precisamente el camino de la vida, y de la salvación, aparece cuando el evangelio cita el salmo pascual por excelencia que es el 117 diciendo: “la piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular”. Si el pueblo elegido rechaza al enviado De Dios, Dios manda al salvador para que reconstruya y renueve este pueblo pervertido por el pecado.
– Hoy es viernes de Cuaresma y nuestros ojos se dirigen a la Cruz de Cristo, a su entrega total, y a que nosotros nos entreguemos totalmente a Cristo, aceptado su cruz. Debemos reorientar nuestra existencia con los ojos fijos en el Señor esperando su misericordia.

María, llévanos a unos entrega total al Señor. Amén.

Un pobre sacerdote +++

VIERNES II SEMANA DE CUARESMA