VIERNES ANTES DE LA EPIFANÍA

1 JUAN:
– El mensaje que hemos oído desde el principio es QUE NOS AMEMOS UNOS A OTROS. Hoy insiste san Juan en la actitud del amor fraterno, y el motivo es porque todos somos nacidos De Dios y por tanto hermanos los unos de los otros.
– La iniciativa la tiene Dios, hemos experimentado su amor a los hombres entregándonos a su Hijo, y en la entrega del Hijo hasta la muerte en cruz por muchos. Ahora nos toca a nosotros vivir la vida en respuesta a este amor, entregando la vida los unos por los otros. En esto hemos conocido el amor, en que Él dio su vida por nosotros, también nosotros debemos dar nuestra vidas por los hermanos. Es muy clara la carta de san Juan, y no deja lugar a dudas.
– El que ama vive, el que no ama, permanece en la muerte. Debemos cuidar este amor para vivir en Dios, y dejar que el Señor esté presente en nuestra vida.
– El amor al prójimo es el resumen de todas las enseñanzas de Jesús en el Evangelio, es también, el fruto coherente de nuestra celebración de la Navidad. Ya que al atardecer de la vida nos examiranarán del amor, vale la pena que nos adelantamos a este examen nosotros mismos viviendo en el Señor, y examinándonos día a día. No debemos amar sólo de palabra sino de obra, para que nuestra fe sea real, y no hagamos vana la Navidad.

SALMO:
"Aclama al Señor, tierra entera."

JUAN:
– Natanael es el representante de tantas buenas personas que sin embargo son víctimas de algún prejuicio. Pero tiene buenas disposiciones y hace caso a Felipe y va a ver a Jesús, y pronto se deja ganar por Jesús, hasta llegar a la hermosa confesión de fe; "Maestro, tú eres el Hijo De Dios". Del aprecio hacia una persona que habla bien y hace milagros, llega hasta la revelación de Jesús como el Hijo del Hombre, acompañado de ángeles y el cielo abierto.

María, Madre que hagamos vida en nosotros el Amor de tu Hijo Jesucristo. Amén.

Un pobre sacerdote +++

VIERNES ANTES DE LA EPIFANÍA