TÉMPORAS DE ACCIÓN DE GRACIAS Y DE PETICIÓN

Comentario a las lecturas

DEUTERONOMIO:

– Bendecir al Señor por tanto como nos da, y no olvidarnos del Señor. Que nuestra acción de gracias no sólo se una alabanza de palabra a Dios, sino una vida que vive según sus mandatos, según su voluntad.

– Nunca olvidar quien da la fuerza, los talentos, las capacidades, las posibilidades es el Señor. De Él viene todo y hacia Él va todo. Por eso debemos tener siempre un corazón agradecido a nuestro Dios, como bien dice el refrán “es de bien nacidos el ser agradecidos”. Nunca olvidar que como dice el texto bíblico: “Dios es el que te da la fuerza para crearte estas riquezas.”

SALMO:

Tú eres Señor del universo

Debemos reconocer como el salmista que de Dios es todo, todo es suyo. Y no olvidar nunca que toda la gloria, el honor y el poder son del Señor.

2 CORINTIOS:

– Por medio de la misericordia de Dios, por su infinita misericordia somos CRIATURA NUEVA. Y ya que el Señor tiene misericordia de nosotros, nosotros tenemos que ser misericordiosos con los demás: debemos ser INSTRUMENTOS DE RECONCILIACIÓN y no de división: reconciliarnos con Dios y con todos, y a todos con Dios.

MATEO:

“Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamada y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre.”

+ Verdadera llamada a la confianza, poner todo en Dios, porque Dios nos dará lo que más necesitamos, porque conoce lo que nos conviene para tener una vida en plenitud.

TRES ACTITUDES EN LA FIESTA DE LAS TÉMPORAS:

1. Valorar lo que tenemos y dar gracias hoy dice la oración de la misa, “descubrir siempre que has sido Tú, y no nuestro poder, quien nos ha dado fuerza para crear las riquezas de la tierra”. Hemos recibidos muchos favores de Dios, podemos incluso pararnos en un momento de oración y enumerarlos, nos ayudará a tener ese corazón agradecido con Dios, y por añadidura con el prójimo.

2. Pedir perdón: todos nos arrepentimos por tantas cosas como no hemos vivido bien, tantas cosas por las que pedir perdón, tanto pecado en nuestra vida. Por eso es bueno hacer un examen breve de conciencia del último año y RECONCILIARNOS con el Señor y también por añadidura con los demás.

3. Pedir, por favor: siempre necesitamos de Dios, y de los demás para llevar a cabo las obras de nuestra vida. Especialmente pedimos ayuda a Dios, para que nos llene con su Gracia y no nos volvamos a separar de Él. Y de este modo nos ayude a vivir en el Bien, en la Bondad, en la Belleza, en una profunda búsqueda activa de su Voluntad.

María, Madre de todo consuelo y de toda esperanza, ayúdanos a tener un corazón humilde, que de este modo también sea agradecido, arrepentido y necesitado de Dios. Que las palabras GRACIAS, PERDÓN y POR FAVOR, sean reflejo de querer vivir en el camino de la HUMILDAD de tu Hijo Jesús. Amén.

Un pobre sacerdote +++

TÉMPORAS DE ACCIÓN DE GRACIAS Y DE PETICIÓN Comentario a las lecturas