SANTO TOMÁS APÓSTOL

3 de julio

Comentario a las lecturas

EFESIOS:

– Somos conciudadanos De los Santos, nuestro lugar donde Dios nos quiere es en el cielo y nos quiere hacer santo, por el amor que nos tiene. Él quiere que todos los hombres se salven. Para ello nos cimienta sobre la iglesia apostólica para sostenernos y animarnos a seguir caminando hacia la presencia eterna del Señor. Todo para que seamos morada De Dios, esto es para que el Espíritu Santo nos ayude a vivir en su presencia, y no nos separemos de su Amor.

– Para San Pablo, Cristo JEsús es la piedra angular que ensambla todo el edificio el que da unidad a todos, judíos y paganos, el que nos hace ciudadanos del pueblo De Dios y miembros de su familia.

SALMO:

“Id al mundo entero y proclamad el Evangelio”.

Rezamos el salmo más corto de toda la salmodia, donde la alabanza viene de todos los pueblos porque Dios siempre es misericordia y su fidelidad dura siempre.

JUAN:

– Esta es una de las páginas mas conocidas del Evangelio. Cuando se apareció el Resucitado el día de Pascua, faltaba el apóstol Tomás, quien luego no quería creer a los que le aseguraban que había resucitado el Señor. Hasta que a los ocho días sí estaba él y se repitió la parición, con una suave primigenia de Jesús y la confesión de fe por parte de Tomás que se ha hecho famosa: “Señor mío y Dios mío.”

– Destaco como santo Tomás no se fía de la comunidad De la Iglesia que le está dando testimonio de la Resurrección de Cristo, como no se ha fiado de lo que ha ido viviendo con JEsús y por eso sigue diciendo “si no lo veo no lo creo”. Por eso Jesús después le dice ven y toca, toca mi corazón y mis manos, y no seas incrédulo sino creyente. Es testimonio de como el Señor se va acercando a las necesidades de los hombres, y aunque los hombres seamos testarudos Él sigue haciéndose el encontradizo para conquistar nuestro corazón.

Las fiestas de los apóstoles nos invitan a reflexionar sobre si tenemos o no un corazón misionero y una mentalidad apostólica.

La fiesta de santo Tomás, nos muestra sus dudas, y como todos tenemos dudas, y nos cuesta vivir en manos De Dios porque primamos nuestra incertidumbre, y no confiamos y nos cuesta perseverar y ser fieles. Tener dudas puede significar que no ponemos nuestra confianza en cosas superficiales que somos humildes en nuestros planteamos y sabemos relativizarnos a nosotros mismos. La duda puede estimularnos a una actitud de búsqueda y de apertura a Dios, a la Iglesia y a los signos de la historia

Busquemos una total adhesión a Cristo, y decirle “Señor mío y Dios mío”, somos totalmente tuyos, ya que eres nuestro Dios, y nuestro Señor, en quien rendimos nuestra vida, y en quien ponemos nuestra confianza porque siempre estás con nosotros.

MAría, Madre llévanos a vivir siempre en las manos de tu Hijo Jesucristo. Amén.

Un pobre sacerdote +++

SANTO TOMAS APÓSTOL Comentario a las lecturas