SANTA MARTA
Comentario a las lecturas

ÉXODO:
– Hoy el pueblo de Israel dice muy convencido a Moisés que cumplirán todas las palabras que ha dicho el Señor, y obedecerán. Moisés sella esta respuesta a la alianza del pueblo, ofreciendo a Dios una víctima y derramando su sangre sobre el pueblo, como la sangre de la alianza que el Señor ha hecho con ellos.
– Es verdad que el deseo del pueblo, igual que el nuestro es de hacer lo que nos dice el Señor, y vivir en una verdadera obediencia a su voluntad, pero muchas veces nos cuesta mucho llevarlo a cabo en nuestro día a día, y eso nos hace caer en la cuenta más de nuestra debilidad, por ello debemos confiar más en su gracia en su poder, dejarnos lavar, purificar y fortificar por la sangre que el derrama para nuestra salvación y que es nuestro refugio seguro en la dificultad. Por lo que fiémonos más del Señor que de nosotros mismos de nuevo, porque Él es nuestra fuerza y nuestra gloria para siempre.

SALMO:
“Ofrece a Dios un sacrificio de alabanza.”
Hoy como siempre nuestra respuesta es un sacrifico de alabanza, esto es un sacrificio en el que El Centro es el Señor, al cual debemos toda nuestra vida, y en el cual ponemos todos nuestros esfuerzos y cada deseo de santidad.

JUAN o LUCAS:
– En el Evangelio de San Juan vemos que de las dos hermanas la más emprendedora es Marta, que sale al encuentro de Jesús para reprocharle que su hermano Lázaro ha muerto. Esto provoca la afirmación de Jesús: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá”. Y Jesús va conduciendo el corazón de Marta, y es la orante, y la creyente, porque en sus labios pone el evangelista una hermosa profesión de fe: “Sí, Señor, yo creo qué tu eres el Mesías, el Hijo De Dios, el que tenía que venir al mundo.”
– En el Evangelio de san Lucas vemos la conocida escena de la historia de Marta y María. Jesús, que sabe tomarse un descaso y es capaz de amistas, se hospeda en su casa. Las dos hermanas son muy distintas, y toman actitudes diferentes, una escucha, otra sirve. Marta aparece en este evangelio como una buena mujer que atiende al servicio de los demás. Cuando se queja porque su hermana no la ayuda en su tarea, Jesús le dirige una suave corrección, porque no es importante ocuparse de tantas cosas. Lo más importante es estar en la presencia de Jesús y escuchar su palabra.
– Todos deberíamos tener algo de Marta y algo de María. Como Marta debemos tener detalles concretos de atención a los demás, y como María, no descuidar la oración, la meditación, la escucha atenta de la Palabra De Dios. No podemos atender la oración y descuidar la caridad, ni viceversa. Necesitamos ambos cosas, caridad y oración, servicialidad y meditación. Con como las dos mano de nuestro obrar.

María, Madre llevanos a vivir en la presencia de tu Hijo, y a ser verdaderos hombres de caridad. Amén.

Un pobre sacerdote +++

SANTA MARTA Comentario a las lecturas