SAN TIMOTEO Y SAN TITO lecturas

2 TIMOTEO:
– El trato entrañable de San Pablo a Timoteo, hijo querido, y el deseo de la gracia, La Paz y la misericordia De Dios. Muestra que es un discípulo querido, para el que desea lo mejor, la vida en Cristo que es la que lleva a vivir en plenitud. Qué queremos nosotros para los que queremos, salud, dinero, fama, prestigio…., lo que deberíamos desear es el Amor del Señor, que la gente que amamos viva en Cristo, y hacer todo lo posible para acercarles a Él. Lo primero que hay que hacer siempre es rezar por ellos de noche y de día, y con lágrimas en los ojos, con todo el corazón, con todo el ser.
– Reavivar el don De Dios, que nos lleva a vivir en el espíritu de amor y de buen juicio. Volver a experimentar el don del Señor, el encuentro con el Señor, que reavive nuestro amor por Él y por los hombres.
– Estar siempre dispuesto a dar la cara por nuestro Señor. Porque le avisa que, como pastor, no va a tener una misión fácil, sino que el esperan los "duros trabajos del Evangelio"

TITO:
– San Pablo tiene mucha confianza en Tito, le llama verdadero hijo en la fe que compartimos. San Pablo le encomiendo misiones difíciles, aquí la de estar encargado de poner en regla lo que falta y establecer presbíteros en la comunidad. Tito comparte con Pablo, en continuo contacto con él, y siguiendo sus instrucciones, la misión de evangelizar. Es una verdadera relación de dirección espiritual, de la cual deberíamos aprender la necesidad de la misma que tenemos nosotros.

SALMO:
"Contad las maravillas del Señor a todas las naciones".
Salmo con gran tono misionero que nos ayuda a caer en la cuenta que las maravillas De Dios no se pueden dejar encerradas en un caja, sino que hay que anunciarlas al mundo entero, para que pueda creer y tocar y vivir esas maravillas en sus propias vidas.

LUCAS:
– Los envía adonde pensaba ir Él. Están son las consignas de su misión:
· Para que oren para que pueda haber más obreros. Oración.
· Les envía como corderos en medio de lobos. Mansedumbre.
· No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias… Pobreza.
· Quedaos en la misma casa, comed y bebed lo que tengas… Providencia.
· Desead La Paz.
· Curad a los enfermes que haya, y anunciar el Reino De Dios.

Los cristianos hemos recibido el encargo de ser, apóstoles en el mundo, testigos de la Verdad y de la buena noticia de la salvación. "Contad a todos los pueblos las maravillas del Señor". Nuestro ideal debería ser que todos conozcan a Cristo Jesús y crean en Él y así se pongan en el camino de la salvación.
Anunciar la buena noticia de Jesús en medio de un mundo distraído y hasta hostil, no resulta fácil. Persecuciones desde fuera, o fatiga y desánimo desde dentro. Las fuerzas no de nosotros, sino del Señor, "sabed que yo esto y con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo."

María Madre, que pongamos todas nuestras fatigas en el Señor, y que Él sea nuestra fortaleza, nuestro escudo, nuestra roca. Amén

Un pobre sacerdote +++

SAN TIMOTE Y SAN TITO Comentario a las lecturas