SAN SIMÓN Y SAN JUDAS
Comentario a las lecturas

EFESIOS:

– San Pablo nos muestra por una lado la vocación a la que somos llamados, somos ciudadanos del cielo, la llamada es a la santidad, a ser familia de Dios, a ser de Dios en todo, esta es nuestra llamada y elección y esta es la llamada a la que tenemos que responder con todo nuestro ser día tras día.
– Además san Pablo nos enseña donde tenemos que enraizar nuestra vida; en primer lugar y ante todo en Jesucristo que es la piedra angular, central donde se sostiene toda nuestra vida, y por otro lado en las columnas que sostienen y guardan la fe que son los apóstoles. Este es el modo de proceder del Espíritu para guardarnos y cuidarnos en el conocimiento de Cristo, y de este modo en la llamada a cumplir su voluntad.
– Otra cosa que nos enseña san Pablo es el gran deseo de unidad, y como la Iglesia es cuerpo estructurado que se sostiene los unos sobre los otros. Que importante es cuidar y orar cada día por la unidad en lo concreto de la Iglesia.

SALMO:
“A toda la tierra alcanza su pregón”.
Un alabanza al pregón de Dios, que no es tanto una voz vacía que no está llena de nada, sino más bien, una voz cargada de obras, porque lo que se pregunta es la obra de las manos de Dios, y esta obra empieza por su obra maestra que somos nosotros los hombres, y pasa por toda la creación y toda la historia de salvación; como entonces no alabar a Dios por sus inmensas grandezas.

LUCAS:

+ Importancia de la oración para Jesús, “paso toda la noche orando”, Jesús nunca hace y no dice nada que no provenga de la oración, de este trato íntimo con el Padre, de esta unión de Amor. De este modo nos muestra la importancia de la oración para cada uno de nosotros, y no hacer nada sin consultárselo antes a Dios en la oración, o por lo menos ponerlo en sus manos.

+ Elección de los Doce, son el deseo del corazón de Jesús, lo que nace de su corazón en oración, y por eso los llama, no porque sean los mejores, ni los más preparados y más capaces, sino porque el Espíritu le mueve a ello, y también es el Espíritu el que los revestirá de la fuerza que viene de lo alto, para que puedan llevar a cabo su ministerio, y sostener la Iglesia sobre ellos.

+ Venían a oírlo y a que los curara, y que echara demonios, querían tocar el borde de su mando, porque SALÍA DE ÉL UNA FUERZA QUE LOS CURABA A TODOS. Ante estas situaciones que suceden hoy en el Evangelio, yo me pregunto ¿a qué vamos a Jesús? Nunca dejar de OÍRLE, pero tampoco de poner ante su Corazón amoroso las necesidades que traemos, porque SÓLO ÉL PUEDE SANARNOS.

María, Madre enséñanos a confiar en Jesús y a no tener miedo a poner toda nuestra vida en sus manos, para que Él sane nuestra vida, no tanto la corporal como la espiritual, y vivamos para ser una continua alabanza para su gloria. Amén

Un pobre sacerdote +++

SAN SIMÓN Y SAN JUDAS comentario a las lecturas