SAN MATÍAS
Comentario a las lecturas

HECHOS:
– Los apóstoles eligen al apóstol que les falta, para cubrir el lugar de Judas, el que había entregado a Jesús. Lo más importante del discurso se ve en las cualidades que deberá tener el que sea elegido. Lo primero es que sea testigo de la resurrección de Jesús, Judas era uno del grupo de los apóstoles y compartía el mismo servicio. En segundo lugar que haya acompañado a los apóstoles mientras vivió el Señor Jesús, desde el tiempo en el que Juan bautizaba hasta el día de la ascensión.
– Aparecen dos candidatos, y después de la oración y del sorteo es elegido Matías

SALMO:
"El Señor lo sentó con los príncipes de su pueblo".
Una alabanza al Señor por su nombre Santo, por su gloria, por su grandeza que se hace humildad en medio de su pueblo. Y a la vez esta humildad es la que hace que Dios se acerque al hombre y sea levantado de las tinieblas de su pecado.

JUAN:
– Al mirar la historia de san Matías junto con el Evangelio de hoy, podemos entender la vocación de apóstoles que todos tenemos en un sentido amplio, testigos de Cristo en el mundo de hoy.
– Somos discípulos con la misma misión, dar a conocer en este mundo el plan salvador De Dios y la persona de Jesús como Verdad y Vida.
– Somos elegidos, enviados por Cristo, no es algo que nos demos a nosotros mismos, sino que es el Señor quien nos lo regala, y debemos vivir correspondiendo a tal elección.
– No actuamos como francotiradores, cada uno pro su cuentas, sino que pertenecemos a la Iglesia y actuamos coordinadamente con sus responsables y los demás colaboradores, como Matías entró a formar parte del grupo de los Doce.
– Hay que experimentar la convivencia con Jesús, que es la oración, el trato cotidiano con Él, razón de ser de nuestra vidas y de este modo mostramos que somos sus amigos.
– Ser para los demás testigos de su resurrección, esperanza, alegría y vida dinámica, que se entrega por verdadero amor.
– Lo claro es que somos pequeños y débiles, y debemos permanecer en su Amor, pues él hace su obra en nosotros. Dios espera de nosotros que respondamos con generosidad a ese llamamiento, cada uno con sus cualidad y colaboremos en la salvación del mundo, fiados y guiados en su amor.

María, Madre que vivamos siempre en el Amor de tu Hijo y por el Amor de ti Hijo. Amén.

un pobre sacerdote +++

SAN MATÍAS Comentario a las lecturas