SAN ESTEBAN PROTOMÁRTIR
Comentario a las lecturas

HECHOS:
– Después de celebrar el nacimiento del Hijo De Dios como nuestro Dios cercano, que se hace nuestro hermano, vemos al joven Esteban, que por fidelidad a su misión entra su vida e imita a Jesús que dará su vida en la Cruz.
– Esteban es llevado a la muerte porque era muy incómodo su mensaje para los que acababan de deshacerse de Jesús, y le apedrearon hasta la muerte. El joven Esteban es un buen imitados de Jesús, es diácono, es decir, servidor de la comunidad, y Jesús se definía como el que ha venido a servir y a dar su vida por todos.

SALMO:
"A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu."
Encomendar totalmente nuestra vida al Señor, que Él sea la Roca firme, que sea nuestro baluarte, y que nos lleve a vivir en el gozo de su misericordia. Nos ponemos en manos del Señor pues es el que está por encima de todos nuestros enemigos, incluso de la muerte.

MATEO:
– El anuncio de Jesús es claro, pues a sus seguidores les llevarán a los tribunales, les perseguirán, e incluso creerán que hacen un culto a Dios eliminándolos. Pero no hay que temer, el Espíritu es el que les inspirará lo que deben decir y lo que deben hacer. Hay que vivir en la confianza en el Señor que sabe que es lo que nos conviene: "dadme vida o dadme muerte… vuestra soy para vos nací que mandáis hacer de mí"
– De este modo vemos que la navidad nos está pidiendo un testimonio de vida coherente con la fe. Hay que creer en Jesús y seguirle a todas partes, y esto comporta decisiones y tomas de postura, y es ser signo de contradicción, hasta dar la vida. Y este amor y esta fidelidad debemos prolongarla en lo bueno y en lo malo, en lo fácil y en lo difícil.
– Hay que ser testimonios creíble del Señor para todos los que se encuentren con nosotros, incluso para nuestros perseguidores hoy Esteban muere perdonando, igual que Jesús, pues hasta el extremo hay que amar y ser testigos del Señor misericordioso.

María, que llevemos una vida coherente con la fe y no nos cansemos de vivir en este Amor en todo momento y en todo lugar. Amén.

Un pobre sacerdote +++

SAN ESTEBAN, PROTOMÁRTIR comentario a las lecturas