SAN DAVID GALVÁN BERMÚDEZ
30 de enero

Nació en Guadalajara, estado mexicano de Jalisco, el 29 de enero de 1881. De pequeño formó parte del Coro de Infantes de la catedral de Guadalajara. A los 14 años ingresó en el seminario de Guadalajara y cursó la preparatoria con buen aprovechamiento. Al terminarla, salió del seminario y estuvo trabajando casi tres años en una zapatería. Tuvo una conducta algo disipada. Se embriagaba y fue a la cárcel por haber golpeado a su novia.

En esa situación, se sintió llamado por Dios al sacerdocio, después de un año de dura probación volvió al seminario con un cambio completo en su carácter. Despreciaba las aficiones mundanas y soportaba circunstancias difíciles y adversas.

Recibió las órdenes sagradas en 1909. Fue maestro del Seminario Diocesano desde antes de ser ordenado.

Durante la revolución carrancista fue arrestado por ser sacerdote y conducido preso a Ameca y después a Guadalajara; al fin se le puso en libertad.

El 30 de enero de 1915, hubo en el centro de Guadalajara un enfrentamiento entre villistas y carrancistas, y en las calles quedaron tirados gran cantidad de heridos y muertos.

Al enterarse el padre Galván, buscó un compañero que le ayudara (el padre Araiza) y se fueron a auxiliar a los caídos. En el camino, un grupo de militares los prendieron y los llevaron ante el teniente coronel Enrique Vera, que guardaba rencor especial al padre Galván, y ordenó que los fusilaran. Los condujeron al Hospital Civil donde fusilaron sólo al padre Galván, pues aunque se consiguió su liberación, la orden llegó tarde. Sus últimas palabras las dirigió a los soldados encargados de fusilarlo: Hoy nos vamos a comer con Dios. Susrestos se veneran en la parroquia de Nuestra Señora del Rosario de Guadalajara. Fue beatificado y canonizado por Juan Pablo II.

SAN DAVID GALVÁN BERMÚDEZ 30 de enero