SAN BENITO ABAD
Comentario a las lecturas

PROVERBIOS:
– Consejos para caminar en la prudencia, para vivir en el temor del Señor y llegar a alcanzar su conocimiento, para ello hay que acoger la palabra De Dios y conservarla en el corazón, para que se haga vida en nosotros, es vivir en el Señor y no en nosotros mismos.
– En la fiesta de hoy podemos asemejar el pasaje de hoy a la regla de san Benito, que nos dice: “Escucha, hijo, estos preceptos de un maestro, aguza el oído de tu corazón, acoge con gusto esta exhortación de un padre entrañable y ponla en práctica”. Que importante es por tanto, acoger la palabra De Dios y poner por obra, no guardarla solo en la memoria y en el corazón, sino en toda nuestra vida vivir en la presencia del Señor, y según su Palabra.

SALMO:
“Bendigo al Señor en todo momento”
Los que viven en la continua alabanza del Señor dándole gracias, son los humildes que escuchan y se alegran por las palabras del Señor. Es esta alabanza sincera a Dios la que nos libera de nuestro pecados y nos lleva a vivir en el corazón abierto De Dios.
Debemos vivir gustando del Señor, buscándole en cada rincón de nuestra vida, para gozando de su presencia vivir para Dios.

MATEO:
– Hoy recibimos una invitación de dejarlo todo y apostar por el Señor; esto no significa que de repente tiremos todo lo que no es Dios, sino que se trata que todo lo que yo viva y haga, sea por amor a Dios y poniendo la prioridad de Jesucristo. Nada por encima de Cristo, y todo vivido desde el corazón de Cristo.
– Todos los cristianos debemos llevar un seguimiento generoso del Evangelio, de Cristo. Seguir a Cristo posponiendo todo por Él. Él es El Centro de nuestra vida y todo debe guiar en torno a Él, cada cosa, el trabajo, el descanso, la salud, la enfermedad, la consagración, la vida familiar…., todo debe ser vivido en Cristo y por Cristo.

Sólo decir un par de máximas de la vida y regla de san Benito que nos pueden llevar a vivir mejor nuestro día a día:
+ Ora et labora: reza y trabaja, para cuidar dos pilares de nuestra vida como dos modos de santificación en lo concreto de cada día.
+ No exagerar en nada, para vivir en la verdadera prudencia y humildad, ante Dios y los hombres.

María, Madre llévanos a vivir en la entrega generosa a tu Hijo Jesucristo. Amén.

Un pobre sacerdote +++

SAN BENITO ABAD Comentario a las lecturas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *