SÁBADO V SEMANA DE PASCUA

HECHOS:
– San Pablo al pasar por las ciudades, va comunicando las decisiones de los apóstoles, para que las observen fielmente. De este modo muestra la comunión de corazones de toda la Iglesia, y la búsqueda de una misma fe, que se traduce en una misma vida, en el Amor verdadero de Cristo.
– Además, San Pablo se deja guiar no por decisiones o pareceres propios, sino por las mociones del Espíritu e incluso sus visiones que le lleva a caminar por un camino u otro y de este modo hacer concreta la voluntad De Dios.
– De este modo sigue la evangelización, con una creciente conciencia de que es el Espíritu Santo el que les guía, Él es quien les dice a que región deben ir. Con esta colaboración entre el Espíritu invisible y la comunidad visible, sigue extendiéndose por el mundo la fe en Cristo.
– Nosotros como los primeros cristianos, debemos estar atentos a la vida, por una parte, y al Espíritu por otro, debemos leer los signos de los tiempos que nos muestran la voz del Espíritu.

SALMO:
“Aclama al Señor, tierra entera.”
Hay que alabar al Señor con alabanzas en la oración, y con alabanzas de servicio en la vida, para vivir siempre en su presencia. Somos suyos y por eso debemos vivir cada pequeña o gran cosa en Él y para Él; porque su misericordia llena la tierra y su fidelidad nos salva contra nuestros enemigos.

JUAN:
– Que gran afirmación la de que no somos del mundo, y que vamos a padecer lo mismo que padeció el verbo encarnado, nos hace participes de su misión, de su cielo, de su victoria, esto es se hace uno con nosotros y nos hacer participes de su vida haciéndose participe de la nuestra.
– Es la lucha entre el bien y el mal; esto se manifiesta en un gran contraste, ser del muno o no serlo. Hay diferencia entre estar en el mundo y ser del mundo, o sea, compartir los criterios del mundo. Hay que tener en cuenta que el mundo para san Juan es el conjunto de las fuerzas del mal, opuesto al reino que quiere establecer Jesús.

María, Madre llévanos a vivir no como el mundo, sino como tu Hijo Jesús guiados por el Espíritu Santo. Amén.

un pobre sacerdote +++

SÁBADO V SEMANA DE PASCUA