SÁBADO V SEMANA DE CUARESMA

EZEQUIEL:
– Hoy vemos al profeta anunciar el programa que Dios va a seguir para salvarnos, y para sacarnos de nuestra tristeza y hacernos vivir en su alegría de sabernos salvados y redimidos.
– Este programa empieza porque Dios quiere restaurar a nosotros su pueblo, haciéndonos salir del destierro de nuestro pecados. Después Dios quiere unificar a los pueblos en uno sólo, este es el don de la unidad, Dios quiere ser un único Pastor de un único rebaño. Viene para purificar y perdonar las faltas, viene a hacer una obra de redención en medio de nosotros, y quiere liberarnos de todos nuestros pecados. Nos lleva por sus caminos, y no por los nuestros, son los mejores aunque nos cueste a veces entenderlo. Dios quiere llevarnos a la tierra prometida, esto es al cielo y quiere sellar de nuevo la alianza de paz con nosotros, Dios quiere morar siempre entre nosotros porque no se quiere separar de nosotros que somos su obra amada, predilecta.

SALMO:
“El Señor nos guardará como un pastor a su rebaño”.
Sigue proclamando el plan de salvación De Dios para con su pueblo, Dios esta verdaderamente enamorado de su pueblo, pero en especial de los hombres su obra maestra, y por eso dispone de este plan de salvación en el cual no se puede separa de nosotros.

JUAN:
– Jesús va a morir por la reunión de todos los hijos De Dios dispersos, su muerte es redentora, salvadora y unificadora; de este modo se cumple lo que decían los profetas de la reunificación de todos los pueblos. La Pascua de Cristo va a ser salvadora para toda la humanidad. Sólo hace falta que acojamos esta salvación, y le dejemos hacer su obra en nosotros.
– Es más importante lo que Dios quiere hacer en nosotros, que lo que nosotros hayamos podido realizar a lo largo de la Cuaresma. La Pascua de Jesús tiene una finalidad: Dios quiere, restañar nuestra heridas, desterrar nuestras tristezas y depresiones, perdonar nuestras faltas, corregir nuestras divisiones.

María, Madre, que vivamos esta Semana Santa en las manos De Dios, y no en nuestros planes. Amén.

Un pobre sacerdote +++

SÁBADO V SEMANA DE CUARESMA