SÁBADO SEGUNDA SEMANA TIEMPO ORDINARIO

2 SAMUEL:
– David tiene una reacción conmovedora ante la muerte de Saúl y sus hijos, pues siempre había respetado al ungido De Dios, al rey, aunque ése le persiguiera. Que sinceros y cuidados son los sentimientos que aquí expresa David, y que corazón tan sensible hacia los demás.
– Nosotros debemos aprender de esta situación, y ver cómo nos sentimos ante el dolor y la desgracia de los demás, incluso cuando sucede algo malo a alguien que nos nos mira, ni trata bien. Es seguir a Jesús, y vivir en al amor amor a los enemigos, en el verdadero perdón, en el estilo de vida que Dios nos enseña, que es como vive David esta situación.

SALMO:
“Que brille tu rostro, Señor y nos salve.”
El salmo nos da otra lección, en situaciones catastróficas para el pueblo, el salmista nos invita a poner nuestra confianza en el Señor, que nos guía como a un rebaño, que conduce y guía nuestro caminar, nuestra historia. Y que lo hace no dejando que el pueblo se adormezca, sino despertando para que viva del Señor, y que pueda ser salvado por este Dios que nos busca y nos ama.

MARCOS:
– “Al enterarse su familia, vinieron a llevárselo, porque se decía que estaba fuera de sí”. La familia del Señor tiene una idea preconcebida de lo que debería o no hacer Jesús, y por eso consideran que hay algo que no es normal en su nuevo modo de vida. Se cierran a la novedad del estilo de vida que ha asumido el Señor, que anuncia ahora el reino del Padre. Y quieren controlarlo, desean llevárselo, apoderarse de él. Que el Señor nos concede la apertura y la aceptación de sus planes. (Del comentario del Magnificat)
– Lo que sorprende de Jesús, es que no deja de trabajar, se entrega hasta el máximo, y también y sobre todo las afirmaciones tan sorprendentes que hacía, perdonando pecados y actuando contra instituciones tan sagradas como el sábado. Jesús lo que está claro escandaliza por la novedad que trae a los hombres de su tiempo, es verdad que es muy aplaudido en los milagros, como en la multiplicación de los panes y los peces, pero al instante no es comprendido en el discurso del Pan de vida.
– También hoy se producen diferentes reacciones ante Jesús, desde el entusiasmo superficial hasta la oposición radical. Pero más que mirar a los demás, debemos pensar, ¿cuál es nuestra puesta personal ante Jesús? ¿Le seguimos de verdad, con todo lo que conlleva, vivir según el evangelio, o en cambio, nos escandalizamos para poder vivir nuestra vida?

María, Madre llévanos a entregarnos totalmente a vivir con JEsús y como Jesús. Amén.

Un pobre sacerdote +++

SÁBADO SEGUNDA SEMANA TIEMPO ORDINARIO