SÁBADO QUINTA SAMANA TIEMPO ORDINARIO

1 REYES:
– Hoy vemos el drama del hombre que decide crearse sus propios dioses, y se olvida del verdadero Dios. Y todavía es más dramático que hace estos dioses para que no vayan al verdadero Dios, por miedos y respetos humanos, para que no sea él, el rey al que sigan y le abandonen. Muchas veces escuchamos en la Sagrada Escritura que el poder viene de lo alto, y hoy también lo vemos, porque esto le lleva a la ruina, y a tener un reino dividido. Esto nos pasa a nosotros cuando nos buscamos a nosotros mismos, e incluso nos ponemos como dueños y señores del mundo, esto hace que vivamos divididos, porque todo hombre defraudo, y todo dios creado por la obra de los hombres también. Sólo Dios, nuestro Señor no defrauda, pues no hay nadie como Él.
– Nosotros los cristianos por disimular nuestra debilidades, podemos caer en la tentación de adorar ídolos y levantarles altares y ofrecerles sacrificios con nuestra vida. Cada uno debería revisar su corazón, y ver cuáles son esos dioses falsos a los que les dedica al menos párate de su corazón y su fe, confianza. Hay que tener cuidado, porque muchas veces no vemos según los ojos de la fe, sino según los nuestros.

SALMO:
“Acuérdate de mí, Señor, por amor a tu pueblo.”
Con el salmo vemos como el pueblo elige hacerse un ídolo de fundición, pero este ídolo defrauda, y se vuelve de nuevo a Dios, que por amor no deja nunca a su pueblo.

MARCOS:
– Jesus hoy se compadece de la gente que le sigue para escuchar sus palabras sin ni siquiera acordarse ni de comer, y provee a todos con un milagro para que todos puedan comer. Con siete panes y unos peces, Jesus da de comer a cuatro mil personas y sobran incluso siete cestos.
– Hoy miramos a la Iglesia, es decir a nosotros cada cristiano, y nos damos cuenta que también Jesús nos manda a predicar su Palabra, y a la vez a dar de comer a los demás, esto es a ser serviciales, y vivir de una verdadera caridad en el mundo, ser testigos en los concreto de la vida del Amor misericordioso de Jesús con cada hombre. Si miramos el evangelio de hoy o cualquier Evangelio, vemos como Jesús siempre se fija en las necesidades de la gente, y nos enseña a atenderlas y a dedicarles nuestra vida y nuestro tiempo. Hoy también nosotros debemos multipolar los panes, esto es cada uno debe dejar que Jesús haga su obra en nosotros, y pueda alimentar a los demás, desde el pan del alimento, hasta el pan de la Palabra y el pan de la Eucaristía, y el pan del Amor que se entrega y se da al otro en verdadera comida.
Comentario del Magnificat: “Dijo la acción de gracias”. El Señor lleva a cabo el milagro de la multiplicación de los panes a través de la acción de gracias que rinde al Padre: es esa acción de gracias la que cubre el inmenso espacio que existe entre la evidente escasez de panes y la situación posterior: siete canastas de sobras. De nuevo hoy, cada día, el Padre manda su Espíritu en cada Eucaristía para convertir nuestras pobres ofrendas en el tesoro más grande que existe: su Hijo amado que se ha quedado con nosotros.”

MAría, Madre que acojamos a Jesús en nuestra vida, y el pueda hacer el milagro de su Amor. Amén.

Un pobre sacerdote +++

SÁBADO QUINTA SEMANA TIEMPO ORDINARIO