SÁBADO CUARTO TIEMPO ORDINARIO

1 REYES:
– Hoy Salomón recibe un gran regalo del Señor, que le pida lo que desee y Él se lo dará, a lo que Salomón comienza pensando en cómo Dios ha bendecido a su padre, y lo ha adornado con grandes regalos, y mira como Dios le ha concedido un corazón adornado con su gracia, por eso Salomón sabiendo que no es nada, que es joven y muy necesitado De Dios, le pide UN CORAZÓN ATENTO PARA JUZGAR A TU PUEGLO Y DISCERNIR ENTRE EL BIEN Y EL MAL.
– Que gran petición de Salomón, pues pide algo que es más necesario para servir como Rey a su pueblo, que cualquier cosa que hubiéramos pedido nosotros, incluso aparentemente buena, pero que sólo hubiera sido un bien para nosotros. A Dios le agrada esta petición, y Dios le concede un corazón sabio e inteligente, y ya que ha sabido pedirle a Dios, Dios lo adorna con toda clase de bendiciones espirituales y de riquezas materiales.
– Todos necesitamos sabiduría. Tanto en los personal como en lo comunitarios, pues la necesitamos para saber discernir lo que más conviene en cada momento. Por eso nos conviene pedir la sabiduría De Dios, que nos de una visión nueva, y de este modo todos los acontecimientos sea vividos según Dios en nuestra vida.

SALMO:
"Enséñame, Señor, tus decretos"
Se trata justamente de pedir lo mismo que se pide en el Salmo, lo que pide Salomón en la primera lectura, buscar a Dios con todo el corazón, y vivir de los mandamientos del Señor sin apartarnos De Dios, pues la alegría de nuestra vida es seguir por el camino del Señor, ahora y por siempre.

MARCOS:
– Primer aspecto del Evangelio de hoy: los discípulos van a contarle a Jesús todo lo que han hecho y enseñado después de que Él les haya enviado de dos en dos. Es el deseo de hablar con su maestro que les ha enviado con su gracia, y ellos están experimentando el poder de su gracia y por eso no dudan en hacer hablar de las obras De Dios en ellos.
– Segundo aspecto. Jesús les cuida de un modo admirable, pues les envía a ir a lugar solitario, al desierto, donde no haya gente para descansar un poco con Él. Es un lugar donde no hay gen, pues no encontraban tiempo ni para comer. Se entregaban a la causa de Cristo, hasta el extremo, hasta dar la vida y no tener tiempo en nada para ellos mismos. Pero Jesús sabe que necesitan descansar, para poder llenarse de su Amor. ·l comentario del Magnificat nos completa esta punto: "Después del intenso trabajo de los apóstoles, ahora el Señor les ofrece descanso: ir con Él a un lugar solitario y restaurador. He aquí una imagen de la oración, donde el Señor nos ofrece restaurar nuestras fuerzas y renovar nuestro deseo de seguirlo para poder ser enviados de nuevo. Que nos concede descansar siempre en Él, sin apartarnos de la misión, para poder responder de nuevo a su voluntad."
Todos necesitamos momentos de retiro de de descanso, de paz. Hay que tener cuidado pues el activismo nos agota y empobrece, y hay que pararse para gustar que bueno es el Señor y descansar en su corazón.
– Vuelven del descanso, y se vuelven a encontrar a la gente, y dice literalmente el Evangelio: "Jesús vio una multitud y se compadeció de ella, porque andaban como ovejas que no tienen pastor; y se puso a enseñarles muchas cosas." Este dolor de corazón, por el que duele a Jesus que el pueblo esté solo es también el dolor de corazón que debe haber en los pastores, y en los fieles, cuando vemos que la gente vaga por este mundo sin Dios. Debemos tener un corazón compasivo, semejante a Jesús, para que el mundo se sienta amado, y puedan acercarse al amor de Jesús que no tiene fin.
Y dentro de todos esto que tiene que hacer Jesús les enseñaba muchas cosas con calma, es decir, Jesús sabe que debe dedicar a todos y a cada uno todo el tiempo del mundo, y es este trato delicado de Jesús, con todo el tiempo del mundo, el que transforma y enamora a cada hombre.

María, Madre que vivíamos cada día más unido a tu Hijo Jesús y nos enamoremos cada vez más de Él. Amén.

Un pobre sacerdote +++

SÁBADO CUARTO TIEMPO ORDINARIOU