QUINTO DOMINGO DE CUARESMA
Imagen relacionada

ISAÍAS:
– Que expresión tan esperanzadora: "mirad que realizo algo nuevo; ya está brotando…" es una promesa de salvación para cada uno de nosotros, pues el Señor está haciendo hoy, ahora una historia de amor con cada uno de nosotros, y en ella actúa dándonos lo que verdaderamente necesitamos. Él entra en nuestra vida como el agua en el desierto, para restaurar y renovar todo lo que está mal, para enderezar nuestra vida según su voluntad, y que tengamos vida y vida en abundancia.
– El profeta nos invita también a no quedarnos anclados en el pasado, sino a mirar lo que está por venir, pues es todavía más admirable. Su obra de Amor no tiene fin.

SALMO:
"El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres."
Es verdad, todos nosotros podemos dar gracias a Dios por tantas cosas como ha hecho en nuestra vida, en verdad ha estado grande con nosotros. Quizás el problema es que tenemos miras muy cortas, y nos olvidamos de lo que el Señor ha hecho ayer por nosotros, pues a lo mejor en el hoy estamos viviendo alguna dificultad, y sólo miramos al mañana pidiendo al Señor que nos cambie todo.
Pero el Señor siempre está grande, siempre está a nuestro lado , y Él es la razón y el fundamento de nuestro gozo y de nuestro consuelo.

FILIPENSES:
– También san Pablo hoy nos dice una frases que calan hasta lo más profundo de nuestra alma: "Todo lo considero pérdida comparado con la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús…. Por Él lo perdí todo, y todo lo considero basura con tal de gar a Cristo y ser hallado en él…" Que elección de vida tan tremenda de san Pablo, es el encuentro con un amor incondicional el que le lleva a vivir que no hay nada mejor, y por eso está dispuesto a todo, y todo es basura, todo no vale nada, pues con Cristo lo tiene todo. Esto nos cuesta explicarlo, pero hay que vivirlo.
– Un ejemplo de lo que vive san Pablo podría ser, una madre que da a luz a su hijo, y que está dispuesto a todo por él, y que lo quiere más que a su propia vida, y podría afirmar todo es nada comparado con el milagro de ser madre. Esto no se puede explicar, hay que vivirlo.
– Además san Pablo, no dice que sólo busca una cosa: no quedarse anclado en lo de atrás, al igual que en la primera lectura, y que la adultera del Evangelio, también vivirá. Y después de no quedarse mirando hacia atrás, lanzarse hacia lo que está por delante, correr hacia la meta, hacia el premio, sería absurdo no querer el premio, pero este premio es estar con Cristo para siempre en el Cielo. Que itinerario de búsqueda tan factible para nosotros, no dejarnos llevar por nuestro pecado anterior, sino mirar hacia adelante para encontrarnos con Cristo.
– El ejemplo de la vida de san Pablo nos ayuda, él lo dejó todo por Cristo, y no se arrepiente, porque es lo único que vale la pena, vivir por Cristo, unirse a él, incluso a sus padecimientos, con la esperanza de llegar con él a la resurrección.

JUAN:
Hoy vamos a mirar detalles sencillos del Evangelio para ver como es el corazón de Jesús:
1. Jesús viene del monte de los Olivos donde se había retirado hasta el amanecer. La vida de Jesús es una constante unión con el Padre, pero nunca dejar el trato de intimidad exclusivo con Él, esto lo hace en estas noches largas de oración que pasaba en la soledad del huerto. Es una invitación a nosotros para que cuidemos más la búsqueda de un tiempo a solas con el Señor, para tratar de corazón a corazón de nuestra vida, y que se vaya forjando más en nuestro corazón el suyo.
2. Jesús va al Templo, lugar de la oración común. Es un judío ejemplar, va a l Templo como todos, pues quiere estar al lado de todos, no sólo haciendo milagros, sino orando con ellos, viviendo la oración de la comunidad. Es un ejemplo de la tradición y de la comunidad de Jesús. Nosotros no podemos olvidar nuestras raíces, ni tampoco la necesidad de vivir en comunidad nuestra fe, y para ello rezar juntos y no al lado. Otra llamada de atención del Señor en este Evangelio.
3. Todo el pueblo acudía a Él: muchos por el interés, pues no querían ser amigos, sólo que les concediera tal o cual milagro. Pero Jesús se sienta con ellos, les habla, les enseña, les escucha, tiene paciencia con ellos, parece incluso que tiene todo el tiempo del mundo para estar con ellos. Que nota para nuestra vida esta de tratar a la gente sin prisa, sin correr tanto; también sentarse con paciencia a escuchar al otro, y aunque el otro venga a nosotros de un modo desordenado cuidar amarles tal y como son, y no como nos gustaría que fuesen.
Hasta aquí llega como la introducción del hecho que va a acontecer, pero que nos introduce en como JEsús vivía su día a día.
4. Aparecen los escribas y fariseos, que sólo quieren comprometer y probar a Jesús para acusarlo y quitárselo de en medio. Esta figura en este momento, es una llamada de atención a una religiosidad de cumplimiento, y de aquellos que no aman de verdad, que sólo quieren ir a misa el domingo y quitarse de en medio a Jesús. Lo llevo más a nosotros que intentamos vivir la fe, más que a los de fuera, pues supuestamente estos hombres eran los expertos de la fe.
Deberíamos reflexionar mucho sobre como es nuestra actitud cuando nos acercamos a Jesús, pues a veces somos demasiado interesados, o demasiado exigentes, pero se nos olvida ser amigos.
5. Un juicio de una mujer adultera. No es cualquier pecado, es algo grave. Los escribas y fariseos ya la tenían más que condenada, pues iban con las piedra en las manos para apedrearla y matarla. Estos esperaban que Jesús hiciera algo equivocado para también juzgarle a Él.
Pero de repente Jesús no entra en el juicio de la mujer adultera, y este juicio es contra los que traen sus piedras, su juicio y condena ya formulado sobre la mujer. Jesús dice esa frase tumbativa: "El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra". Y es verdad todos somos pecadores, y por eso no podemos ser jueces de los demás, pues el pecado no nos deja, y no es criterio para hacer las cosas, aunque a veces nos carguemos de razones.
Jesús no les condena, simplemente les pone en situación de vida, y que ellos no pueden ser jueces de nadie, y menos para quitarle la vida a nadie.
6. La condena de Jesús. Jesús se queda a solas con la mujer, y le dice que dónde están sus acusadores, y que ninguno la acusado, y da su sentencia: "TAMPOCO YO TE CONDENO. ANDA, Y EN ADELANTE NO PEQUES MÁS." la condena de JEsús es MISERICORDIA, la miseria de la mujer se encuentra con la Misericordia de Jesús, y esto hace que salga absuelta, no hay condena. Jesús no la impone condena, sino que la devuelve al dignidad, y la da una nueva oportunidad de vivir.
Pero Jesús es exigente le pide algo: NO PEQUES MÁS, esto es no te quedes mirando atrás, sino mira la historia de Amor que quiero hacer contigo, tienes un camino nuevo para vivir, aprovéchalo, vive, y vive en plenitud, no vivas a medias tintas.
Nosotros también podemos vivir esta historia de Amor, pues Jesús está profundamente enamorado de nosotros, y su mirada nos hace grandes. No nos anclemos al pasado, el Señor nos da una nueva oportunidad, Él lo hace todo nuevo, vivamos en su Amor. JEsús merece que demos la vida por Él, pues no hay una Amor más grande, y por eso le pedimos que Jamás nos separemos de Él, y que nos de a gustar cada día de su amor.

María, Madre, que nos enamoremos del Señor con ese corazón enamorado con el que tú lo viviste. Y sobre todo que no nos quedemos mirando atrás, sino mirando a su Amor misericordioso. Amén.

Un pobre sacerdote
+++

QUINTO DOMINGO DE CUARESMA