QUINTO DOMINGO DE CUARESMA

JEREMÍAS:
– Vemos en el profeta Jeremías el anuncio de la Nueva Alianza, después del fracaso de la primera por parte del pueblo infiel. Pero ahora la nueva alianza será profunda e interior, Dios meterá su ley en el corazón de los hombres , la escribirá ahí , y se entrega igual que en la primera alianza como su Dios y de este modo es su pueblo. Que bonito es que Dios se preocupe de restaurar lo que el hombre va rompiendo, y que necesario es seguir pidiéndole al Señor que transforme nuestro corazón de piedra en un corazón de carne.
– Por otro lado otra cosa a tener en cuenta es que Dios tiene un sentido de pertenencia, somos su pueblo, somos las ovejas de su rebaño, y esto implica también por su parte que se regala a nuestra vida y al igual que nosotros somos suyos, Él es nuestro, es necesario ser totalmente De Dios, y para ello tenemos que entregarnos del todo a Él como Él se ha entregado pro nosotros.

SALMO:
"Oh, Dios, crea en mí un corazón puro."
Como los últimos domingos, seguimos rezando el Miserere como salmo, y no vienen genial algunas de las frases de hoy, crea en mí un corazón puro, renuévanos por dentro con espíritu firme, devuélveme la alegría de tu salvación. Es el mismo modo en que Dios quiere renovar la alianza. Dios se nos entrega para salvarnos y darnos este corazón que ame de verdad.

HEBREOS:
– Es breve pero impresionante este pasaje en que el autor de la carta a los Hebreos nos presenta un Mediador, un Sacerdote que sabe lo que es el dolor y el sufrimiento.
– Si los evangelistas que narras la agonía de Jesús en Getsemaní ante la inminencia de su muerte hablan de miedo, pavor tristeza y. Tedios, esta carta añade un dato dramático: "a gritos y con lágrimas presentó oraciones y súplicas al que podía salvarlo de la muerte". Y Jesús por su obediencia, se convirtió en autor de salvación eterna.

JUAN:
– Que bonito es que todos se querían acercar a Jesús, hoy son unos griegos los que piden a Felipe que querían ver a Jesús. Cuántos muchas veces demandan ver a Jesús, de toda clase condición social, o raza, muchas veces explícitamente y otras implícitamente. Ante esto nosotros que tenemos la suerte de conocer al Señor, cuidemos mucho ser fieles a llevar a los demás a que ven a Jesús y no a deformar su rostro poniéndonos nosotros en medio y desfigurándolo por buscarnos a nosotros mismos.
– Jesús pone una imagen clara; "SI EL GRANO DE TRIGO NO CAE EN TIERRA Y MUERE, QUEDA INFECUNDO, PERO SI MUERE, DA MUCHO FRUTO" Es una imagen que nos muestra cómo el Señor ha dado la vida, y dando la vida, nos ha dado a todos nueva vida. Ahora bien nosotros tenemos que acoger esta obra del Señor en nosotros, y el primer paso que debemos dar es dejarnos salvar por Él.
– Esta salvación de Jesús implica que nosotros no debemos estar preocupados por amarnos a nosotros mismos, pues así perdemos la vida, sino que debemos aborrecernos a nosotros mismos. Esto nos puede parecer fuerte, pero es una muestra de que el amor egoísta no tiene buen camino, y cada uno de nosotros ha tenido experiencia de ello. Podríamos mirar el ejemplo, por lo menos en mi caso, de nuestro padres, que se han ido negando a si mismo, han aborrecido sus propios gustos, para darnos a nosotros lo mejor, lo más conveniente. Así actúa también el Señor, pero de este modo también debemos actuar nosotros. Debemos ser servidores de todos igual que el Señor.
– Pero hay un detalle en el Evangelio que nos muestra que este dar la vida, este entregarse hasta al máximo, este ser servidores de todos aborreciéndose a un mismo no es fácil. El mismo JEsús dice que su alma está agitada, y que se pregunta se puede preguntar al Padre si puede librarse de esa hora. Nuestra humanidad se revela y es difícil querer ir por el camino De la Cruz, de la entrega, del servicio, pero sólo si el grano de trigo se entrega por todos y muere entonces, sólo así puede dar buen fruto.
Si que debemos pedirle al Padre con Jesús en Getsemaní, que nos ayude a vivir en su voluntad, que la obediencia a lo que vaya disponiendo sea central en nuestra vida.

María, madre llévanos a entregarnos totalmente por tu Hijo Jesús y por la salvación de nuestro hermanos. Amén

Un pobre sacerdote +++

QUINTO DOMINGO DE CUARESMA