PRIMER DOMINGO DE CUARESMA

GÉNESIS:

– Hoy el Señor muestra la Alianza que ha realizado con Noé después del diluvio con todos los que han salido del Arca, ya no volverá a ser devastada la tierra, y la Señal será el arco del cielo, como alianza del cielo con la tierra, es el Arco iré que no solo es un efecto óptico, sino que es un signo de que Dios ama a su pueblo, y que su complacencia está en Amar a su pueblo, y el pueblo corresponda a su Amor, y por eso Dios nos muestra con ese Arco entre el cielo y la tierra, que su misericordia no tiene fin, y que está por encima del pecado del hombre.

– Sabemos que según la historia sagrada, el diluvio fue la consecuencia de la perversión de la humanidad, muestra del pecado que reinaba en la tierra creada por amor al hombre por Dios. Y el arco iris es un signo puesto por Dios para mostrar su perdón, su paz, su fidelidad, su misericordia, que Dios no se arrepiente de su creación, sino que hay nuevas oportunidades, y tenemos a Dios de nuestra parte

SALMO:

“Tus sendas, Señor, son misericordia y lealtad para los que guardan tu alianza.”

Que grande es Dios que nos conduce por sus sendas, que son sendas de Amor, nosotros debemos también caminar por sendas, sabiendo lo que el Señor hace y ha hecho con nosotros, siendo leales, recordando su ternura, su misericordia, su bondad, su humildad….

Vemos claramente por tanto en el salmo la bondad De Dios, y le pedimos que nos siga conduciendo por sus caminos, que son caminos de vida y sobre todo de humildad.

1 PEDRO:

– San Pedro nos recuerda lo que ha hecho Cristo por nosotros, ha sufrido su pasión para salvarnos de nuestros pecados, el justo por los injustos. Y une esta muerte salvadora de Cristo, con el Bautismo y con Noé, y nos muestra que es Dios el que purifica de nuestros pecados, y nos lleva a vivir según Dios, en su voluntad, con una buena conciencia. Y todo es obra de Cristo.

– San Pedro conecta el Bautismo en medio de un solemne himno de profesión de fe en la Pascua del Señor, pues por el Bautismo nos incorporamos a la Pascua de Cristo, con el diluvio del que habla la primera lectura y la bajada de Cristo al lugar de la muerte para anunciarles la salvación. Une las aguas de diluvio que purifican el pecado de la humanidad y dieron nuevo origen por la Alianza con Dios, al Bautismo que nos introduce a todos, por el baño de la inmersión en agua, a la vida en Cristo.

MARCOS:

– Vemos hoy como Jesús es llevado al desierto por el Espíritu, para ser tentado por Satanás. En otros comienzas de la Cuaresma nos fijaríamos en las tentaciones en particular, pero hoy solo vemos que Jesús es tentado por el demonio, pero vemos como sigue saliendo triunfante y sabemos que el único que nos puede librar de la Tentación y del Mal, y no dejarnos caer en el pecado es Él. Por lo tanto lo primero que debemos hacer es pegarnos a Cristo, dejar que viva en nosotros para que pueda hacer su obra en nosotros y salvarnos. Jesús es el verdadero salvador, es el verdadero arco iris que nos salva y que siempre en Él tenemos salvación, y no nos deja solos, pues Él está con nosotros hasta el fin del mundo.

No dejemos por lo tanto de luchar contra las tentaciones, pero sabiendo que Jesús ha luchado contra ellas y las ha vencido y es en Él en quien somos salvos.

– Después de las tentación Jesús va a proclamar el Evangelio De Dios, diciendo “se ha cumplido el tiempo y está cerca el Reino De Dios. Convertíos y creed en el evangelio”. Al escuchar esta forma de anunciar el evangelio de Jesús debemos distinguir varias cosas:

1.- Se ha cumplido el tiempo: tenemos que aprovechar la vida, que se pasa, hay trenes que no pasan dos veces, no podemos seguir siendo perezosos, y pensando que ya cambiaré esto que está mal, o tengo tiempo, pues me queda toda la vida por delante. Pero la verdad es que no sabemos ni el día, ni la hora en la cual el Padre nos llame a su presencia, esto es que nos llegue la muerte. Aprovechemos la vida, y no hay mejor forma de aprovechar la vida, que vivir para la Vida con mayúsculas para el cielo, para Dios y de este modo con una entrega radical en amor verdadero por los hermanos.

2.- El Reino de los cielos está cerca: Jesús es este Reino, y está más cerca de lo que pensamos, está dentro de nosotros. Por lo tanto no podemos vivir sino según los criterios de este Reino. Pensemos cuales son estos criterios, y busquemos hacerlos vida en nosotros, podría ser algo muy bueno en esta Cuaresma, pero para que sea algo real en nuestra vida.

3.- Convertíos: que palabra más sencilla pero más intensa, metanoia en griego, cambio de mente, ya no debemos tener nuestra mente, sino la mente De Dios. Pero podríamos preguntarnos, ¿esto como se hace? Es verdad que no podemos quitarnos la cabeza, pero si que podemos ir acercarnos mucho a Jesús, tratar en todo momento que podamos con Él, y dejar que su vida, por así decirlo, se vaya apoderando de la nuestra. Si le dejamos estar en nuestra vida, Él irá tomando su lugar. Es como cuando estamos con nuestros amigos, que si pasamos mucho tiempo con ellos, contamos los mismos chascarrillos, cogemos iguales costumbres…, porque el hombre se va moldeando con aquellos que comparte.

4.- Creed en el Evangelio: vivir de fe, pero no en cualquier cosa, sino fe en la Buena noticia de la Salvación, el Evangelio, que es para nosotros, y para hoy. Hoy el Señor nos da una buena noticia, que es Misericordia, que es Esperanza, que es Amor, que es Justicia, que es Paz…, pero lo mejor es que es para cada uno de nosotros. Dios apuesta por nosotros y la salvación es para nosotros, y nosotros debemos corresponder dejando que el Señor sea nuestra confianza, en quien descansamos nuestra vida, y a quien acudimos para que nos cambie la vida y la haga cada día más semejante a la suya.

María, intercede por nosotros para que de verdad busquemos el Reino de los Cielos que sabemos que está cerca, y que dejemos que el Señor convierta nuestra vida, para que vivamos de la Fe en tu Hijo Jesús. Amén.

Un pobre sacerdote +++

PRIMER DOMINGO DE CUARESMA