MIÉRCOLES XXIX TIEMPO ORDINARIO

EFESIOS:
– El Misterio de Cristo es para todos los hombres, Dios se manifiesta a todos. Dios quiere llegar con su Amor a todos, y por esto san Pablo ve como una gracia de Dios el poder anunciar el Evangelio a las gentes, incluso para él es un orgullo anunciar el Amor de Dios a los gentiles.
– San Pablo resalta también que todos estamos unidos por el mismo Jesús; ya no hay distinción de pueblos, ya sólo hay un pueblo el de Dios, y tenemos que unirnos cada día mediante la cruz, por el amor del Señor que se nos manifiesta.
– Es un gran regalo el poder anunciar la Buena Noticia, sobre todo el anunciar lo que viviremos que somos "coherederos", que Dios nos ha hecho a todos para el cielo, para algo grande.

SALMO:
"Sacaréis aguas con gozo de las fuentes del Salvador"
Una vida en confianza en el Señor que todo lo puede y que todo lo hace, y una profunda acción de gracias porque el Señor siempre obra en favor de su pueblo.

LUCAS:
"Al que mucho se le dio, mucho se le reclamará; al que mucho se le confió, más aún se le pedirá". Dios necesita de nuestra libertad, de nuestra colaboración para que la Salvación se haga presente en nuestra vida y podamos dar el fruto que Dios quiere.
+ Debemos estar dispuesto a la venida del Señor, Él nos exigirá mucho, porque Él se fía de nosotros, apuesta por nosotros cada día nosotros también debemos apostar cada día por Él viviendo según su voluntad.
+ Peligro de la pereza en nuestra vida de fe, de un adormecimiento, y debemos ESTAR VIGILANTES, esto vivir en una tensión de Amor, que es la respuesta a la confianza que el Señor a puesto en nosotros, es una verdadera llamada a una responsabilidad cristiana. Pero par perseverar es clave descubrir al Señor que nos sale al encuentro en cada paso del camino para enamorarnos más.

María, Madre de toda esperanza, enséñanos a vivir en Jesús, a buscarle en cada situación de nuestra vida, para vivir siempre en su Presencia Amorosa. Amén.

Un pobre sacerdote +++

MIÉRCOLES XXIX TIEMPO ORDINARIO