MIÉRCOLES X SEMANA TIEMPO ORDINARIO

2 CORINTIOS:
– Nuestra capacidad nos viene De Dios, por medio del Espíritu Santo que da vida. Está aquí nuestra confianza, pues en Él todo lo podemos, y todo lo vivimos en plenitud, no a medias tintas, sino por entero. San Pablo nos muestra que no hubiera podido superar las dificultades que ha ido viviendo en el camino, si no hubiera tenido la ayuda De Dios.
– Hay una comparación entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, para decir que lo que vale es la nueva Alianza, no la vieja que era letra que servía para denunciar. Pues la nueva Alianza es la que trae Jesús que es espíritu, perdón y vida, y que trae el don del Espíritu Santo.
– Nosotros como San Pablo debemos poner nuestra confianza den Dios, pues la fuerza que Él nos comunica y no por nuestras cualidades, es como podemos seguir adelante, viviendo en cristiano y haciendo algo para el bien de los demás.

SALMO:
“Santo eres, Señor, nuestro Dios.”
El salmo nos invita a tres cosas muy sencillas, pero muchas veces complicadas de vivir. Lo primero glorificar y alabar siempre al Señor que es Santo y bueno. Lo segundo escuchar a Dios y poner en práctica lo que nos dice, sus mandamientos, vivir de cara a Dios. Y por último lo tercero, ver como Dios responde con justicia y con misericordia y acoger ambas situaciones y alabarle en todo momento.

MATEO:
– Jesús viene a dar plenitud a la Ley antigua, y por eso hoy nos invita a cumplirla, esto es a vivir en la voluntad del Padre, a vivir en los mandamientos que el Señor nos ha dado para que guardemos nuestro corazón en su presencia.
– Muchas veces cuando vemos a Jesús criticar las interpretaciones que se hacían de la ley, nos parece que no la quiere, pero no es verdad Él nunca la desautoriza, sino que es como se vive lo que Él no está de acuerdo. Por eso viene a perfeccionar la ley, para llevarla a plenitud, y es que hay que vivirla, hay que conformar nuestro corazón con la voluntad De Dios, y no con un mero cumplimiento externo.
– No hay por tanto que rechazar la ley de Moisés, sino la forma de vivirla, pues si no tengo amor de nada me sirve, hay que introducir el mandamiento nuevo en la interpretación y la vivencia de la ley antigua, Amaos los unos a los otros, como Yo os he amado.

María, graba en nuestro corazones la ley del Señor, su voluntad. amén

Un pobre sacerdote +++

MIÉRCOLES X SEMANA TIEMPO ORDINARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *