MIÉRCOLES X SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

1 REYES:
– Elías, auténtico campeón de la causa De Dios lanza un atrevido reto a todos los sacerdotes de Baal. Pero en el fondo no es hacer este reto lo que quiere sino que el pueblo abandone la idolatría y se decida dejando de caminar con muletas, con apoyos indebidos, y seguir al Señor, y para testificar que esto es verdad Dios sale en favor de Elías, para que el pueblo crea y se aleje de la idolatría.
– El modo de actuar de Elías es muy distinto al de Jesús, pues Elías tienta a Dios, pero Jesús actúa de un modo más suave, por persuasión, y manda a su iglesia a ser fermento oculto en edil de la masa y actuar desde la sencillez. Por eso aunque debemos confiar como Elías, nuestro testimonio en medio del mundo, tiene que ser valiente, pero no espectacular, decidido pero no provocativo, sin espectacularidad, el estilo humilde y eficaz de la sal que da gusto y de La Luz que ilumina.

SALMO:
“Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti.”
Debemos no edificar estatuas a dioses extraños, debemos no vivir en la idolatría, adorando otros dioses, sino buscar que el Señor sea en todo nuestro bien, y sea el lote de nuestra vida, y vivamos siempre sostenidos por su derecha.

MATEO:
– No he venido a abolir, sino a dar plenitud. Esta frase refiere a la ley y los profetas, es decir, al núcleo de la revelación del Antiguo Testamento, puede ser muy bien dirigida a todos los aspectos de la vida humana. El no ha enviado a quitar al hombre nada que o sea suyo, al contrario, ha venido precisamente a quitar lo que no le pertenece y le cae daño, el vacío del pecado. Ya pueden estar tranquilos los que desconfían. De su plenitud hemos recibido gracia tras gracia y aun no se ha manifestado lo que seremos.
– Seguimos leyendo con interés el Antiguo Testamento, como palabra eficaz De Dios e historia de salvación, como diálogo vivo entre la fidelidad De Dios ya la manifiesta infidelidad de su pueblo. En algunos aspectos, la nueva comunidad de Jesús se ha distanciado de la ley antigua. Pero, en la mayoría de sus elementos, sigue consciente de la gracia salvadora De Dios que ya empezó entonces y continúa ahora, basta recordar cómo seguimos rezando los salmos del pueblo de Israel. Eso sí conscientes de que Jesús ha llevado a su perfección todo lo que nos dice en el Antigua Testamento, somos lo ha hecho en este sermón de la montaña con el novedoso programa de sus bienaventuranzas. No nos lo ha hecho más fácil, sino más profundo e interior.

María, Madre que vivamos siempre unidos a tu Hijo. Amén.

Un pobre sacerdote +++

MIÉRCOLES X SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *