MIÉRCOLES VI TIEMPO ORDINARIO

SANTIAGO:
Recomendaciones de Santiago llenas de sabiduría,

– ser prontos para escuchar y lentos para hablar y para la ira

– acoger la palabra de Dios en nuestra vida porque es capaz de salvarnos

– la palabra de Dios lo importante no es escucharla sino llevarla a la práctica.

– no puede decir que es religioso quién no domina su lengua

– la religión pura e intachable es visitar huérfanos y viudas y no mancharse las manos con este mundo

Es un programa como para leerlo despacio y confrontarlo con lo que solemos hacer en nuestra vida:

Debemos hacer un esfuerzo por acoger la palabra de Dios en nuestra vida y vivir la para no tener una religión vacía.

SALMO:
"¿Quién puede habitar en tu monte santo, Señor."
El Salmo recoge este pensamiento de la religión verdadera y hace una enumeración de cosas muy elementales pero profundas: practicar la justicia, no calumniar, no hacer mal a nadie, no prestar con usura, no aceptar sobornos. El que así obra nunca fallará.

MARCOS:
– El Señor vuelve a realizar un milagro, hoy lo hace distinto a otros, pues otros ha curado a distancia, incluso inmediatamente, hoy quiere hacerlo de modo gradual. Con esto debemos aprender que lo más importante es dejar el corazón abierto a Dios, para que el haga en nuestra vida lo que el quiera, y no le condiciones a que haga las cosas según nuestras miras humanas.
– Por otro lado al ser una curación gradual, también reconocemos que nuestra curación, nuestra conversión también lo es. Cristo tuvo paciencia con todos, obra siempre en el hombre poco a poco. Dios no hace las cosas de prisa y corriendo, Él se da todo el tiempo del mundo, no sólo para curarnos físicamente, sino sobre todo para llevar a cabo la conversión de nuestra vida y una sanación integral, por dentro y por fuera.

María, llévanos a tener un corazón abierto para que Jesús haga su obra en nosotros. Amén.

Un pobre sacerdote +++

MIÉRCOLES VI TIEMPO ORDINARIO