MIÉRCOLES PRIMERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

1 SAMUEL:
– Esta escena es de las más conocidas de los libros de Samuel, y nos muestra la llamada De Dios al joven Samuel. El sacerdote Elí, sabe guiar al joven discípulo y le ahora bien, sugiriéndole la mejor actitud de un creyente: "habla, Señor, que tu siervo escucha". Ponerse a la disposición del Señor, escuchando su Palabra para ponerla por obra, en un escucha activa para hacer su voluntad.
– También nosotros debemos aprender de él y tener una disponibilidad total a Cristo, incluso preguntarle aquí estoy Señor, ¿qué quieres que haga? ¿Qué tengo que hacer?
– Por otro lado Dios nos sigue llamando, nos sigue hablando, tendríamos que saber escuchar su voz en lo interior, para ello debemos dejar tiempos de escucha en nuestra vida, para oír a Dios y poder secundar sus mociones en nuestra vida.
– No tenemos que perder nunca la esperanza. dios sigue llamando. Lo que nosotros tenemos que hacer es saber escuchar esa voz y ayudar a que sea oída por otros.

SALMO:
"Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad"
El salmo responsorial hace eco a la actitud de disposición y obediencia a Dios en lo que nos pida. Nos invita a poner toda la confianza en el Señor, y a desconfiar en lo que no es Dios; y desde esta confianza nos invita a ofrecer toda nuestra vida en manos del Señor como ofrenda para que haga su obra en nosotros.

MARCOS:
"Se levantó de madrugada…se marchó a un lugar solitario y allí se puso a orar" En el evangelio de hoy encontramos la intensidad de la vida apostólica del Señor: enseñanzas, sanaciones, expulsiones de demonios. A pesar de este intenso trabajo, el Señor se levanta a hacer oración como primera actividad de su jornada: ahí, en su diálogo íntimo con el Padre, encontrará la fuerza necesaria para cumplir su misión. Si él lo hace así, cuánto más lo necesitamos nosotros. (Del comentario del Magnificat)
– Jesús cura a la suegra de Pedro, y dice el evangelio que la levanta, usa el mismo verso que se usa para la resurrección de Cristo. Cristo va comunicando su victoria contra el mal y la muerte, curando enfermos y liberando a los poseídos del demonio.
– Jesús sigue luchando contra el mal y curándonos de nuestros males, de nuestros particulares demonios, esclavitudes y debilidades. La actitud de la suegra de Pedro apenas ser curada, se puso a servir a Jesús y los discípulos, es la actitud fundamental del mismo Cristo. Es la misma actitud que debemos llevar a cabo nosotros, servir y curarnos de todo mal.
– Jesús además nos da un ejemplo admirable de cómo unir la oración con el trabajo. Él, que seguía un horario muy intenso, predicando, curando y atendiendo a todos, encuentra tiempo para la oración personal, aunque sea escapándose y robando horas al sueño. Es en la oración donde se encuentra la fuerza para vivir cada día, y para la actividad misionera.

María, que cada día tengamos tiempo para estar con Jesús. Amén.

Un pobre sacerdote +++

MIÉRCOLES PRIMERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO