MIÉRCOLES IV SEMANA DE PASCUA

HECHOS:
– Vemos a la comunidad de Antioquía, misionera y abierta, y llena de vida. Es una comunidad en la que las de emisiones se toman con intervención de todos los miembros de la impunidad. Pero descartan dos personas por iniciativa el Espíritu Santo, Bernabé y Pablo que son enviados a evangelizar, y por eso hacen ayuno, y rezan por ellos y les imponente las manos para pedir el Espíritu Santo, que en el fondo es el verdadero protagonista de la acción en la comunidad y de la evangelización.
– Pidamos que nuestra comunidad cristiana esté unida y se deje animar por el Espíritu Santo, de este modo seremos una comunidad viva que da Vida al mundo mostrando el Amor De Dios.

SALMO:
“Oh, Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben.”
Gran deseo de una comunidad que vive en Dios que todos los pueblos alaban al Señor, que lo conozcan y lo amen, es la actitud misionera que viene de la primera lectura, el deseo de que el Señor sea conocido y amado.

JUAN:
– Jesús es el Enviado De Dios, viene de parte De Dios, más aún “el que me ve a mí, ve al que me ha enviado”. Jesús ha venido a salvar: el que no le acepta, él mismo se excluyo de la vida. Jesús es luz que viene a iluminar y nadie queda en tinieblas, sino aquel que quiere quedarse en ellas y no acoger en su vida a La Luz maravillosa. Cada uno de nosotros debemos pensar si acogemos al Señor en plenitud o si le acogemos a medias, y dejamos resquicios de tinieblas en nuestra vida, por no aceptar al Señor plenamente en nuestra vida.
– Ser hijos de La Luz significa caminar en la verdad, sin trampas, significa caminar en el amor, sin odios, sin rencores. La tiniebla es tanto dejarnos manipular por el error, como encerrarnos en nuestro egoísmo y no amar.
– Tenemos un signo en nuestras celebraciones pascuales, de este Jesús Luz que ilumina al que no quiere quedarse en tinieblas, es el Cirio Pascual, luz que rompe con las tinieblas del pecado.

María, Madre, que nos dejemos iluminar por La Luz de tu Hijo. Amén.

Un pobre sacerdote +++

MIÉRCOLES IV SEMANA DE PASCUA