MIÉRCOLES III SEMANA DE CUARESMA

DEUTERONOMIO:
– Moisés invita a su pueblo antes de entrar en la tierra prometida a que viva según la voluntad De Dios, que cumpla la parte de la Alianza que le toca, que es vivir sus mandamientos, que es vivir conforme a Dios. La Alianza se concreta en normas de vida, que nos llevan a no vivir para nosotros, ni para este mundo, sino para aquel que hace posible la Alianza y que jamás la quebranta, vivir para Dios.

SALMO:
“Glorifica al Señor, Jerusalén”.
– El salmo nos invita a alabar a Dios porque ha bendecido a su pueblo comunicándole su palabra, sus mandatos, el vivir para Él, Dios manifiesta su Palabra para que el hombre pueda vivir conforme a lo que planifica su corazón, que esto es vivir según los mandamientos del Señor. Por eso alabamos a Dios, porque nos deja un camino por el cual llegar a nosotros.

MATEO:
– Jesús nos invita a cumplir las normas que Dios ha dado, las grandes y las pequeñas. A cumplirlas y a enseñar a cumplirlas. Dios nos ha dirigido su palabra viviente, su propio Hijo, el verdadero Maestro que nos orienta en al vida.
– La Cuaresma es una vuelta decidida a Dios, a sus enseñanzas, a su caminos, los que va mostrando cada día con su palabra. Sin seleccionar sólo aquello que nos gusta, o es más fácil vivir, sino en todo es vivir según Dios.
– Lo más importante es el amor con el que vivimos cada cosa, el amor lo transforma todo, el amor de cada día está hecho de detalles, no tanto de cosas grandísimas.

María, Madre llévanos a vivir en el verdadero Amor. Amén.

Un pobre sacerdote +++

MIÉRCOLES III SEMANA DE CUARESMA