MIÉRCOLES ANTES DE LA EPIFANÍA

1 JUAN:
– Seguimos on la lucha entre vivir en la justicia De Dios o vivir en la mentira del pecado del Demonio. Hay que dejar que Dios viva en nosotros y que Él sea el que siga moldeando nuestro corazón duro, hay que vivir de cara a Dios y de cara al hermano en una caridad verdadera, en esto se mostrará que somos hijos De Dios.
– Deberíamos ponernos una máxima en nuestra vida: EL QUE SE SABE HIJO DE DIOS NO DEBE PECAR.

SALMO:
«Los confines de la tierra han contemplado la salvación de nuestro Dios.»
Dejemos hoy al Señor reinar en nuestra vida, que así se vaya haciendo cada día más plena su Salvación, más De Dios y menos de nosotros en nuestra vida. Que Jesucristo sea nuestro Rey y Señor que lo ordene todo y lo gobierne todo.

JUAN:
– Conversación entre Juan bautista y sus discípulos. Que despierta un interés verdadera de ir a Jesús. Qué bien anuncia san Juan Bautista a Jesús, que bien indica que Él es el importante y que hay que ir a Él.
– En cuanto estos dos discípulos de Juan se acercan a Jesús sólo quieren estar con Él; Maestro dónde vives; y se van con Él y pasan todo el día con Él. Sobre todo a quien encuentran es al Mesías al Salvador, y ya no es necesario buscar más, ya tienen unos ojos que les miran con un amor especial, y no se quieren separar de Él. Viven de este modo un encuentro que les cambia la vida, ya no quieren vivir sino para este que les ha conmovido el corazón y trasformado la vida.

La Navidad nos ha traído la gran noticia de que somos hijos en el Hijo, y hermanos los unos de los otros. Pero también nos recuerda que los hijos debe abandonar el estilo del mundo o del diablo, renunciar al pecado y vivir como vivió Jesús. Deberíamos vivir un mayor amor en nuestro seguimiento de Jesús. Porque seguir es ver, experimentar, estar con, convivir con Jesús, conocer su voz, imitar su género de vida, y dar testimonio de él ante todo el mundo.

María ayúdanos a renovar nuestro encuentro con Jesús que revolucione toda nuestra vida, y nos transforme según su corazón. Amén.

Un pobre sacerdote +++

MIÉRCOLES ANTES DE LA EPIFANÍA