MARTES XXXI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

FILIPENSES:

  • Nos pide el Señor que tengamos entre nosotros los mismos sentimientos que Cristo Jesús, y esto es vivir según su voluntad, hacer lo que Él hace vivir como Él vive.
  • Y nos da ejemplo con este himno cristológico que muchos nos sabemos de memoria. El camino que recorre Jesús es el camino de la humildad al pasar por uno de tanto como nosotros menos en el pecado, pero no sólo eso sino que carga la Cruz por amor a nosotros, para abrirnos las puertas del cielo. Este camino de abajarse para ensalzarnos a nosotros, el que debemos vivir nosotros, debemos hacernos, ya que lo somos, pequeños delante De Dios para que Él nos haga grandes. Pero también debemos humillarnos y entregarnos por los demás para que puedan crecer en el Amor verdadero.
  • Vivamos pues en clave de Kenosis, de anonadamiento, de negación de nosotros mismos para afirmar a Dios y al prójimo.

SALMO:

"El Señor es mi alabanza en la gran asamblea"

La forma de corresponder a Dios y vivir una sincera alabanza es la entrega generosa, cumplir nuestros votos al Señor, darle gracias por siempre, con nuestros labios y nuestra vida .

LUCAS:
– Un primer detalle de la parábola de hoy, es que Dios quiere que se le llene la casa, Dios quiere que todos los hombres se salven, y por eso no deja de buscar a quien invitar a entrar en el banquete. Este es el corazón universal De Dios y que todos debemos mirar y potenciar vivir en Él cada día.
– Pero aunque Dios es tan bueno, los hombres ponen excusas, y no quieren ir al banquete. Es verdad que esta parábola en un momento dado se dijo más para los judíos, pero también hoy nos pregunta a nosotros si a lo mejor ¿no estamos desperdiciando las invitaciones que nos envía continuamente Dios? ¿Qué excusas pongo para no darme por enterado? Debemos aceptar agradecidos y gozosos la invitación de Jesús, pero la clave está en cambiar los planes que tenemos y vivir en los planes del Señor.

María, Madre que viva en la llamada del Señor. Amén.

un pobre sacerdote +++

MARTES XXXI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *