MARTES XXX SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

ROMANOS:
– Qué son los sufrimientos de nuestra vida en esta tierra, comparados con la gloria del cielo. Es una pregunta que cada uno de nosotros debería responder, a veces andamos muy agobiados por dejar de sufrir y yo pienso que lo que debemos hacer es saber por qué sufrimos, y para qué sufrimos. Si ofreciéramos este sufrimiento y lo presentáramos al Padre todo cambiaría en nuestra vida y en nuestro corazón.
– Además toda la creación desea que se nos manifieste la liberación de la esclavitud del pecado, y esto vivirlo en plenitud siendo hijos en el Hijo. Pero qué es lo que debemos hacer, vivir de verdad como hijos De Dios, que viven una relación profunda, constante y perseverante con el Padre del cielo.

SALMO:
"El Señor ha estado grande con nosotros"
La alegría de nuestra vida es que el Señor está con nosotros, y además actuando con su poder misericordioso, que es capaz de transformar nuestra vida. Es capaz de liberarnos de nuestros pecados; y de este modo transforma nuestra tristeza, nuestro llanto, en alegría, en canto.

LUCAS:
– A nosotros nos suelen gustar las cosas espectaculares, y a ser posibles rápidas, instantáneas. Pero Dios se sirve de medios que humanamente parecen insignificantes, pero consigue frutos muy notables. Esto es lo que produce el granito de mostaza, y la levadura en la mas.
– De este modo el Señor nos enseña a tener paciencia y a no precipitarnos, a recordar que Dios tiene predilección por los humildes y sencillos y no por los que humanamente son aplaudidos por su eficacia.
– Estamos destinados a crecer y a producir fruto, a ser levadura en el ambiente en que vivimos, ayudando a este mundo a transformarse a un cielo nuevo y en una tierra nueva.
– Además el mundo necesita esta lavadura que transforme la historia. Igual que nosotros necesitamos la gracia para que transforme nuestra vida.

María, llevanos a vivir en la Gracia De Dios. Amén.

Un pobre sacerdote +++

MARTES XXX SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO