MARTES XXVII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

JONÁS:
– Jonás por fin se pone en marcha, y sigue la orden del Señor, ya no tiene escapatoria pues después de tantos acontecimientos vividos, no puede negar que es voluntad De Dios que el predique la conversión de Nínive. Lo más impresionante es que todos se convierten al Señor, proclaman un ayuno y se visten de saco, incluso el rey, hasta los animales, e invocaban al Señor con todo el corazón para ser liberados de la destrucción por su mala vida y convertirse a la vida según Dios.
– Dios ve como el pueblo entero se convierte del mal camino y abandona la violencia, se arrepienten de todo corazón, y de este modo Dios no aplica el castigo, sino que lo adorna con La Luz de su gracia.
– Jonás se da cuenta de que no puede desobedecer, se levanta, y empieza a proclamar el mensaje que se la encargada, y lo que parecía imposible, resulta que sí es posible con la ayuda De Dios. Por eso vemos que el protagonista de este relato es Dios que ama y perdona con facilidad.

SALMO
“Si llevas cuenta de los delitos, Señor, ¿quién podrá resistir?”
El salmo es una oración que clama con todo el ser al Señor, para que escuche las súplicas arrepentidas, y no tenga en cuenta nuestros pecados, sino que del corazón De Dios procede la misericordia y el perdón. Esperamos todos que el Señor nos redima y nos libere de todos nuestros delitos.

LUCAS:
– Ya conocemos este Evangelio, Marta se afana por las cosas materiales y del servicio, y María, se afana por escuchar a Jesús y estar a sus pies. El problema empieza cuando Marta se queja de su hermana, y Jesús le dice que ha perdido la parte mejor que es poder estar con Jesús. Yo creo que el gran problema en el Evangelio de hoy es ese, no estar on Jesús, muchas veces hay que hacer muchas cosas materiales, pero no podemos descuidar la presencia del Señor, al igual que no podemos sólo estar haciendo cosas, sino que hay que dedicar un tiempo exclusivo para el Señor que marca cada día de nuestra vida. Hay que escoger cada día la parte mejor, escuchar a Jesús estando a sus pies.
– Jesús está en una casa amiga, sabe tomarse un descanso y es capaz de amistad. y aquí Jesús destaca la actitud de fe y de escucha; y se une perfectamente a la caridad detallista. Son complementarias. Hay que se contemplativos en la acción. La oración y el trabajo servicial son fundamentales en nuestra vida cristiana, ¿cuál aspecto es más flojo en mi vida? ¿Me refugio tal vez en la oración y luego no doy golpe? ¿O me dedico al activismo ansioso y descuido mis momento de trato con el Señor?
– Nuestro trabajo no pude ser bueno si no tiene raíces, si no estamos en contacto con Dios, si no se basa en la escucha de su Palabra.

María, Madre llévanos a vivir en una unión profunda con tu Hijo Jesús, que se transforme en un vivir como el vivió, en un amor como el amó. Amén.

Un pobre sacerdote +++

MARTES XXVII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO