MARTES XXIII SEMANA TIEMPO ORDINARIO

1CORINTIOS:
– El desorden que corrige hoy San Pablo son los pleitos que hay en la comunidad, y que llevan a tribunales paganos. Sobre todo corrige que ya está mal que haya pleitos pero que hay que resolverlos fraternalmente, sin acudir a juicios civiles.
– Los argumentos que usa San Pablo son: primero que los cristianos estamos destinados, al fin de la historia, a juzgar al mundo, cuánto más estas pequeñeces de ahora. En segundo lugar lo mejor sería que tuviéramos tanta paciencia que nadie se diera fácilmente por ofendido, sobre todo tratándose de hermanos, y así no habría pleitos, ¿no estaría mejor sufrir la injusticia? Y en tercer lugar enumera una serie de situaciones pecaminosas que nos excluirían de heredar el reino De Dios: inmorales, idólatras, adúlteros, invertidos, Ladrones, difamadores…
– Lo que está claro es que la comunidad cristiana debería saber lavar la ropa sucia en casa, con una actitud tolerante, imitando la misericordia de Cristo, que refleja la De Dios Padre. Demos ponerla otra mejilla, debemos dejarnos robar, es difícil, pero debemos imitar a Cristo, romper con la violencia y el rencor. Este es el verdadero perdón hacia lo demás cuando no se lo merecen y se lo regalamos.

SALMO:
“El Señor ama a su pueblo”
Es un salmo de alabanza por la bondad De Dios, y por su amor, en el que el salmista se regocija y quiere vivir en Dios.

LUCAS:
– Jesús pasa la noche orando, siempre Jesús tiene esa intimidad con el Padre, la busca habitualmente, y tiene ese silencio y esa soledad donde deja que el Padre le hable. Jesús siempre que tiene que hacer una elección fuerte o quiere vivir algo lo cuida en el corazón del Padre por medio de la oración. Ahora lo hace al elegir a los doce. Es un ejemplo también para nosotros, para que pongamos en un lugar primordial nuestra oración.
– Elige a los doce, que es un número que puede verse como simbólico de muchas cosas, pero sobre todo de las doce tribus de Israel. Así, Jesús manifiesta que el nuevo Israel que es la Iglesia, viene a sustituir y cumplir lo que se había empezado en el antiguo Israel. Estos doce no son grandes personalidades, pues le van a defraudar en más de una ocasión, pero es el estilo De Dios, que va eligiendo para su obra a personas débiles, elige lo que no vale para confundir a lo que vale. Lo que transformara la vida de estos Doce hombres será que van a acompañar a JEsús, y van a poder entrar en su corazón.
– De Jesús salía una fuerza que los curaba a todos, pues se acercaban con todo tipo de enfermedad, de todos los lugares para que Jesús los tocara. Este es Jesús que se conmueve con todos, y que ora y sana a todos; esta debe ser la Iglesia apostólica que sigue con la misión de Jesús de “anunciar el Evangelio a los pobres y sanar a los enfermos”.

María, Madre, que vivíamos siempre edificados y arraigados en Cristo. Amén.

Un pobre sacerdote +++

MARTES XXIII SEMANA TIEMPO ORDINARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *