MARTES XII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

GÉNESIS:
– Abrahán no sólo es prototipo de cómo se responde a Dios con obediencia y fe, sino también de cómo es tolerante y generoso con los demás.
– A veces lo que nos falta en nuestra vida cristiana, no es la doctrina de la fe, sino tener un buen corazón que ponga por obra los mandatos del Señor. Pues el buen cristiano, es la persona buena, que procede honradamente y practica la justicia, que tiene intenciones leales y no calumnia con su lengua, que no hace mal a su prójimo ni difama al vecino: el que sí, obra, dice la palabra De Dios, nunca fallará.
– Hoy vemos la humildad, generosidad y disponibilidad de Abrahán para resolver los conflictos y las tensiones con Lot, nos podríamos preguntar cuál es nuestro modo de resolver las nuestras. Muchas veces por ser generosos y dejar que los otros tengan la razón y elijan la mejor parte, seremos los tintes para el mundo, habremos perdido todo, porque el otro se ha salido con la suya, pero ante Dios somos más ricos.

SALMO:
“Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda?”
Como he comentando al usar palabras de este salmo en la persona de Abrahán, es una definición clara y concreta de como debe ser el verdadero cristiano que busca más agradar a Dios que a sí mismo. Lo podríamos rezar como un breve examen de conciencia a lo largo del día de hoy.

MATEO:
– Lo primero que nos invita el Señor hoy es a no dar lo santo a los perros, ni las perlas a los Cerdos. Hay que vivir en el Señor y usar de sus cosas según han sido creadas, no podemos vivir desordenadamente las cosas sagradas, y no podemos descuidarla.
– La medida que uséis la usaran con vosotros: es una forma de medir muy agradable, es sabe que Dios está siempre con nosotros, y que no le vale que vivamos las cosas a medias, sino que quiere que nos dediquemos a amar, porque es el mejor modo para disponer nuestro corazón a vivir en su Amor, y sobre todo para recibir Amor.
– Entra por la puerta estrecha, la ancha lleva a la perdición, la estrecha que es precedida por el camino angosto lleva a la vida. Es el camino De la Cruz, de la entrega, del sacrificio, del Amor que da la vida, y no de la comodidad y de la apetencia de la ancha.

Maria Madre, llévanos a vivir siempre de la mano de tu Hijo Jesús, y a donde Él quiera llevarnos. Amén.

Un pobre sacerdote +++

MARTES XII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO