MARTES XII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

2 REYES:
– Hoy leemos una hermosa oración del piadoso rey Ezequías que ha recurrido a Dios y le ha dirigido esta oración para importar su ayuda en al dificultad. y la respuesta de la ayuda De Dios le viene al pueblo por medio del profeta.
– Aunque no hay una relación directa entre el pecado y las desgracias, o entre la virtud y los premios inmediatos, también a nosotros nos iría todo mejor si fuéramos fieles a nuestros mejores principios y al Señor.

SALMO:
“Dios ha fundado su ciudad para siempre”
Es Dios el que tiene que fundar la ciudad, el que la sostiene, y esta es la alegría del pueblo, que alaba a su Dios. Esto solo se puede cumplir cuando somos fieles a la Alianza con Dios y a la identidad que tenemos en el mundo como resto elegido que da testimonio del evangelio de Jesús en el mundo.

MATEO:
Hoy leemos tres recomendaciones de Jesús:
– “No echar las perlas a los cerdos o lo santo a los perros”, probablemente tomada de un refrán popular, seguramente es aconsejar prudencia en divulgar la doctrina de la fe a aquellos que no están preparados o que no se disponen convenientemente para acoger el anuncio y vivir en la sagrado De Dios.
– Tratad a los demás como queréis que ellos os traten, es una regla muy clara y muy sencilla, pero que nos cuesta mucho llevar a cabo. Si la cumpliéramos todos en el mundo seguramente nos iría mucho mejor y tendríamos un mundo más conforme con el mensaje del Señor, con el corazón del Señor.
– “Entrad por la puerta estrecha”, porque ante la opción de los dos caminos, el exigente y el permisivo, el estrecho y el ancho, todos tendemos a elegir el fácil, que no es precisamente el que nos lleva a la salvación. Estrechez y angostura, dos realidades que usa Jesús para describirse en el fondo a sí mismo, justo porque él las ha vivido y forman parte de su existencia. La puerta del redil es tan estrecha que solo la puede atravesar quien conoce su voz y la sigue; el camino es tan angosto que solo lo puede recorrer el que , tomando la cruz de cada día, está dispuesto a dar la vida por los amigos.

María, Madre enséñanos a vivir por los caminos del Señor, igual que tu viviste. Amén.

Un pobre sacerdote +++

MARTES XII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO