MARTES X SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

1 REYES:
– Es admirable la fe de la viuda de Sarepta, se fía De Dios y pone lo poco que tiene a disposición del profeta, si nos damos cuenta es alabada incluso por Jesús en su primer sermón en Nazaret, provocando las iras de sus vecinos, porque alababa la fe de una pagana. Además Dios premia la generosidad de esta buena mujer, pues la orza de harina no se agota y la alcuza de aceite tampoco hasta que vuelve a llover.
– Que importante es saber confiar en el Señor en medio de las dificultades, en medio de las sequías de la vida, y que necesario es vivir en él para que sus promesas se hagan verdad y recibamos mucho más de lo que damos, pues Dios siempre quiere lo mejor para nosotros.

SALMO
“Haz brillar sobre nosotros, Señor, La Luz de tu rostro”.
El salmo nos enseña a tener confianza, pues el Señor escucha nuestra petición. Dios no se dejará ganar nunca en generosidad, si nos fiamos del Señor en medio de nuestra pobreza y acudimos a él, Él lo da todo.

MATEO:
– Vosotros sois la sal de la tierra: la sal condimenta y da gusto a la comida, sirve para evitar la corrupción de los alimentos, y es símbolo de sabiduría. Debemos ser sal que da gusto y sentido a la vida. Que contagiemos sabiduría, el sabor humano, que es esperanza, amabilidad, amor. También debemos preservar de la corrupción.
– Vosotros sois La Luz del mundo: que alumbre el camino, que responda a las preguntas y las dudas, que disipe la oscuridad de tantos que padecen ceguera o se mueven en la oscuridad. Debemos vivir siendo luz, que iluminados por Cristo demos luz a los demás, no se espera de nosotros que deslumbremos, sino que alumbremos, pues hay muchos que lucen mucho, pero iluminan poco.
– Vosotros sois como una ciudad puesta en lo alto de un monto, que guíe a los que andan buscando camino pos el desierto, es un punto de referencia pera la noche y cobijo para los viajeros. Ser signo de unidad e instrumento de paz, donde resplandezca el Reino De Dios.

María, Madre que seamos luz del mundo, sal de la tierra y que todos puedan llegar de este modo a Jesús. Amén.

Un pobre sacerdote +++

MARTES X SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO