MARTES TERCERA SEMANA TIEMPO ORDINARIO

2 SAMUEL:
– Hoy David lleva el Arca de Yahvé a Jerusalén, y de este modo la capital del reino es el lugar de la presencia del Señor, la presencia del Arca va a ser el punto de referencia para consolidar a Jerusalén como la capital, como lugar de referencia para el pueblo de Israel.
– Hoy vemos como el mismo pueblo de Israel necesita lugares de oración, también nosotros necesitamos nuestras iglesias y capillas donde rezar y estar con el Señor, lugares de presencia cuidada del Señor, dedicados a ser para Dios, y donde nos encontramos con Dios en nuestra oración.
– David nos muestra también que necesitamos fiestas litúrgicas, en las que mostrar nuestra pertenencia a un pueblo y nuestra relación con Dios. Necesitamos expresara exteriormente el amor que sentimos en el interior. Lo importante es rendir a Dios nuestro mejor culto y dar a nuestra vida una conciencia mayor de pertenencia a la comunidad cristiana y un todo de verdadera comunión, y fiesta en el Señor.

SALMO:
"¿Quién es ese Rey de la gloria? Es el Señor."
Abramos nuestros corazones que llega el Señor, dejémosle entrar en nuestra vida y que sea el Rey de la gloria, que nos rija y gobierne según su voluntad, que vivamos siempre en Él y para Él.

MARCOS:
– Jesús nos muestra cuál es su visión de la nueva comunidad que se está reuniendo en torno a Él, por así decirlo la nueva familia que no está unido por lazos de carne y de sangre, sino por seguir a Dios y por querer vivir en la fe, pero hay un matiz claro que nos deja Jesús hoy, para pertenecer a este grupo, hay que cumplir la voluntad De Dios Padre, de este modo se es hermano, hermana y madre de Jesús.
– Hoy también se refiere indirectamente Jesús a su Madre la Virgen. Ella es la que verdaderamente ha cumplido la voluntad De Dios, es la que responde plenamente a Dios. Es la mujer creyente, la totalmente disponible ante Dios. Cumplir sin cálculos ni condiciones la voluntad De Dios. Ella acogió antes al Hijo De Dios en su mente y en su corazón por medio de la fe que en su seno por su maternidad. Pero la virgen también nos enseña un camino de vida cristiana: escuchar la Palabra De Dios, mediarla en el corazón y llevarla a la práctica con un corazón disponible a la voluntad De Dios.

María, Madre, enséñanos a decir He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu Palabra. Amén.

Un pobre sacerdote +++

MARTES TERCERA SEMANA TIEMPO ORDINARIO