MARTES QUINTA SEMANA TIEMPO ORDINARIO

1 REYES:
– Hoy vemos al joven rey Salomón, delante del todo pueblo, con los brazos elevados al cielo, dirigiendo a Dios en el Templo recién edificado, dirigiendo una solemne oración en nombre de todos a Dios, pues este pueblo es propiedad De Dios, y a Dios hay que volver a entregárselo. Da gracias a Dios por su fidelidad, y reconoce que Dios no necesita templos ni puede quedar encerrado en ellos, pero Dios que es inabarcable, se hace cercano a su pueblo. Y termina pidiendo a Dios por sí mismos y por todos los miembros del pueblo presente y futuros, que preste siempre atención y escucha las oraciones que se dirigen a Él.
– Todas las religiones dan importancia al lugar sagrado, lugar de oración de encuentro con la divinidad. Los Cristianos, desde el principio, dieron más importancia a la comunidad que al edificio. Es que los cristianas entendemos el lugar del culto, como la casa de la comunidad, considerando a la comunidad mismos como lugar privilegiado de la presencia de Cristo, "donde dos o tres estén reunidos en mi nombre allí estoy yo" nos dice Jesús. Pero, los cristianos también vieron muy pronto la necesidad de construir iglesias para la reunión de la comunidad, y la celebración de su oración y sus sacramentos, en un espacio separado de los espacios profanos.

SALMO:
"¡Qué deseables son tus moradas, Señor del universo!"
Canta el salmo la alegría y el gozo que sentían los judíos por el Templo donde estaba la presencia del Señor. También nosotros debemos alabar a Dios por su presencia real en la Eucaristía, y por la presencia en la comunidad cristiana.

MARCOS:
– Hoy Jesús vuelve a mostrar que lo mejor no es el excesivo legalismo de algunos fariseos y escribas. Porque sus interpretaciones caprichosas, llegan a anular el mandamiento De Dios que es el más importante de vivir en al Amor a Dios y al prójimo. A Dios más que los sacrificios que le podamos ofrecer a Él, lo que quiere es que ayudamos al prójimo en su necesidad, empezando por los más cercanos.
– Tenemos que tener cuidado con tener una conducta fariseos, por ejemplos si vivimos en un formalismo exterior, dando más importancia a las prácticas externas que a la fe interior. O si damos prioridad a las ñoras humanas, a veces insignificantes, incluso tramposas, por encima de la Caridad.
– Hay que tener mucho cuidado porque fácilmente elegimos más lo que más nos agrada a nosotros, que lo que más agrada a Dios a su voluntad. Es fácil preferirnos a nosotros mismos, nuestro gustos, que se nos agradezca, aparecer al fin y al cabo, y esto nos puede llevar a un culto vacío lleno de nosotros y falto De Dios. Nuestra fe para que sea auténtica debe estar guiada y sostenida por el cumplimiento de la voluntad De Dios.

María, Madre llévanos a buscar en todo la voluntad De Dios. Amén.

Un pobre sacerdote +++

MARTES QUINTA SEMANA TIEMPO ORDINARIO