MARTES II SEMANA DE CUARESMA

ISAÍAS:
– Hoy de nuevo recibido una llamada a la conversión, y lo vemos con las dos ciudades, Sodoma y Gomorra, que eran todo un símbolo de de pecado.
– Pero por grandes que sean los pecados de una persona o de una ciudad, se se convierte con sincero corazón, todos lo pecados quedarán borrados, erradicados de raíz, pues Dios se conmueve con el cambio del pecador y no quiere su muerte. Pero tiene que ser una conversión seria, un cambiar de conducta radicalmente, abandonar el mal y comprometerse activamente a vivir en el bien y a hacer el bien.

SALMO:
“Al que se sigue buen camino le haré ver la salvación De Dios.”
Es necesario seguir el camino del Señor, vivir en sus mandamientos, vivir en la alianza del Señor, no solo es proclamar sus enseñanzas y mandatos, es sobre todo vivirlos, este es el signo de una verdadera conversión y entrega al Señor, y entonces El nos mostrará su rostro, y podemos caminar en su Presencia y hacia su Presencia.

MATEO:
– Jesús de nuevo mira hoy a los fariseos, que hablan pero no cumplen, que son exigentes para con los demás y permisivos para consigo mismos, que todo lo hacen para recibir las alabanzas de la gente y andan buscando los primeros puestos. Esto nos pasa también a cada uno de nosotros, nos gustan los primeros puestos, que nos alarguen que nos digan los buenos e importantes que somos, pero nos cuesta mucho servir y ser esclavos por amor de todos.
– Jesús quiere en los suyos la actitud contraria: el primero entre vosotros será vuestro servidor. No se trata de ser servido sino de SERVIR Y DAR LA VIDA por los demás.
– Debemos caminar en esta cuaresma con mucha confianza en Dios que nos perdona si nos acercamos a Él con sinceridad de corazón, pero también dispuestos a tomar decisiones, y hacer opciones concretas de amor, perdón y servicio por los demás. Algo tiene que cambiar, algún defecto, alguna falta de perdón, algún pecado…

María, Madre llévanos a una sincera conversión del corazón. Amén.

un pobre sacerdote +++

MARTES II SEMANA DE CUARESMA