MARTES I TIEMPO ORDINARIO

HEBREOS:

– Jesús ha experimentado en profundidad todo lo humano, incluso el dolor y la muerte. Impresiona leer que Dios juzgó conveniente perfeccionarle y consagrarle on sufrimientos. Jesús carga con todo lo nuestro, y sobre todo con la Cruz, el no puede pecar, pero vive nuestros pecados cuando experimenta en su ser el llevarlos todos a cuestas en la Cruz. Por eso lo que más conmueve de toda la vivencia de Cristo, por lo menos a mí, es su solidaridad total con nuestra condición humano. De este modo es nuestro Hermano mayor, y nuestro guía en el camino de la vida.

– De este modo habiendo experimentado lo que es sufrir, incluida la muerte, nos ha salvado desde dentro, haciéndose totalmente solidario a nuestra vida. Jesús se nos ha acercado y se ha hecho uno de nosotros para llevarnos a todos a la comunión de vida con el Padre, con Dios.

SALMO:

“Diste a tu Hijo el mando sobre las obras de tus manos.”

Impresiona como somos la criatura predilecta a los ojos De Dios, como nos tiene siempre en la niña de sus ojos. Como nos ama como hijos, y nos trata con esa delicadeza paternidad. Es lo que vemos en el Salmo, Dios nos ha elegido, y nos ama de un modo singular, y por eso nos da todo para nuestro bien, y para llevarnos a Él.

MARCOS:

– Jesús enseña con autoridad y completa esta enseñanza con obras inexplicables. No sólo predica, sino que actúa, enseña y cura.

– Hoy Jesús viene a liberar, pero no sólo a los endemoniados, sino que viene a liberarnos a todos de toda esclavitud y de todo mal. Empecemos por mirar cuáles son nuestras esclavitudes, nuestra debilidades más sensibles, y presentemos nuestra vida del Señor, para que el coja es esclavitud, y nos diga con autoridad CÁLLATE Y SAL DE ÉL, déjale ya en paz, es mi amado, es mío.

– Lo que Dios hace con estas esclavitudes, y con el demonio, ese hablar con autoridad, y obligarle a obrar según su voluntad, no lo hace con nosotros, lo evita a toda costa, desea que nosotros lo obedezcamos con toda nuestra libertad, dejando

nuestra vida en sus manos.

María, Madre de Amor que nos lleva a vivir en una relación profunda de Amor con Dios, enséñanos a vivir en su Voluntad y no en la nuestra. Amén.

Un pobre sacerdote +++

MARTES I TIEMPO ORDINARIO