MARTES DE LA PRIMERA SEMANA DE ADVIENTO

ISAÍAS:

– El pueblo de Israel espera un renuevo un vástago del tronco de Jesé, que esté lleno del Espíritu del Señor, con los dones del Señor. Que no vive por apariencias, sino según la justicia De Dios, la santidad De Dios, la voluntad De Dios. Esto sucede a pesar que el pueblo de Israel parece un tronco seco y sin futuro, Dios le va a infundir vida y de él va a brotar un retoño que traerá a todos la salvación. Como vemos este es el anuncio de los planes salvadores De Dios para los tiempos mesiánicos, esto es que el Mesías viene a salvarnos y está buscándonos y no deja de amarnos y de entregarse por nosotros.

– El Mesías esperado, está lleno de los dones dl Señor, por eso será siempre justo en su juicio, porque actuará según Dios, y reinará como príncipe de Paz. Esto se muestra en la unión pacífica de animales que normalmente se devoran o se hacen daño los unos a los otros, son los que parecen más irreconciliables, pero por el Señor vivirán en paz.

SALMO:

“En sus días florezca la justicia y La Paz abunde eternamente.”

Es una continuación de La Paz mesiánica que promete el profeta en la primera lectura. Una Paz que es eterna y que llena la tierra. De este modo podemos mirar al futuro con ánimo y esperanza. Por esto alabamos con el salmo el programa de justicia y de paz de este rey bueno, destacando sobre todo que en sus intenciones está la defensa y atención del pobre y del afligido, esto es de nosotros.

LUCAS:

– El deseo de Jesucristo es obedecer al Padre en todo, pues sabe que vivir en la voluntad del PAdre es con mucho lo mejor, porque es estar en unión de corazones y de obras plenamente. De este modo vemos que el Hijo vive de esta voluntad, y que es quien nos puede ayudar a vivir en esa voluntad que nos da vida.

– Jesús hoy da gracias por los pequeños y pobres, a los que se revela el Padre, esto es Jesús da gracias por los sencillos de corazón. Esta es una buena consigna para el Adviento vivir siendo sencillos de corazón, abrirse al don De Dios y alegrarse de su salvación, acogiéndola por completo. Esto no lo hacen los que ya están llenos de sí mismos. Es algo concreto para cuidar en el día de hoy para que lleguemos a vivir la alegrías de la Navidad de la salvación De Dios, que sólo pueden vivir los humildes, los

que saben apreciar el amor que Dios nos tiene.

María Madre llévanos a vivir en la humildad y en la sencillez de corazón. Amén.

Un pobre sacerdote +++

MARTES DE LA PRIMERA SEMANA DE ADVIENTO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *