LUNES XXX TIEMPO ORDINARIO

EFESIOS:

– Hoy san Pablo de una manera muy directa y clara nos da una lista de lo que debemos y lo que no debemos hacer para ir al Reino de los Cielos, de este modo podemos concretar nuestra vida en el Señor de un modo ordenado:

· Que debemos hacer:

Ser buenos

Comprensivos

Perdonar como Dios nos perdona en Cristo

Imitadores de Dios

Vivir en el Amor como Cristo nos amó y Señor entregó por nosotros

Ser oblación y víctima de suave olor.

Alabar a Dios

· Que debemos evitar por todos los medios:

Fornicación

Impureza

Indecencia

Afán de dinero

Vulgaridades

Estupideces

Frases de doble sentido

*En el fondo todo esto es una idolatría.

– En el fondo san Pablo con esta lista de cosas a cuidar y cosas a evitar, nos muestra que el cristiana ha cambiado de vida y se tiene que notar, y se nota en una verdadera caridad fraterna y en un evitar la inmoralidad reinante en este mundo. De este modo el cristiano es un signo de contradicción, porque ya no quiere ser y no vive como la mayoría sino que vive con la mirada y el corazón puesto en lo alto, y amando al que se encuentra en el camino.

SALMO:

“Seamos imitadores de Dios, como hijos queridos”.

Se alaba en el salmo al hombre que vive según el corazón y la voluntad de Dios, por lo que nuestra vida es imitar a Dios, esto es lo que llena el corazón y nos lleva por el camino de los justos, que es el camino hacia el cielo.

LUCAS:

+ La caridad con las personas es superior a muchas otras cosas, sobre todo a vivir las leyes exageradamente, pues así las leyes ya no vienen de Dios, sino que nos las hemos inventado nosotros mismos, y las usamos oportunamente cuando no queremos gastar nuestro tiempo en beneficio de los demás.

+ Hoy el Señor nos muestra que no vale con cumplir una serie de “días para Dios”, para que nuestra vida sea como Él quiere. Es necesario vivir para Dios cada día, y para ello es necesario vivir la Oración, lo ritual, la formación y debe concretarse en un caridad actual a cada persona, y en especial al que sufren. Una caridad que no es de un rato, sino que ocupa todo lugar y todo tiempo.

+ El gesto que hace Jesús es una liberación de demonio de un mujer que la tiene encorvada. También podemos ver nuestro pecado que nos postra, que nos encorva, y al Señor que al liberarnos por el sacramento de la confesión, nos pone derechos, nos devuelve la posición de hijos de Dios que miran a lo alto.

María, madre de Dios, llévanos a Dios, que todo nos hable de Dios, para que así vivamos todo en Dios, en su Amor, en su misericordia para ser misericordiosos. Amén.

Un pobre sacerdote +++

LUNES XXX TIEMPO ORDINARIO